En Neiva se pudo y en Ibagué no

Luis H. Rodríguez, exalcalde de Ibagué

Luis H. Rodríguez sigue sin responder por la debacle de los escenarios deportivos.

Después de casi dos años del descalabro de los Juegos Nacionales, el ex alcalde de Ibagué, Luis Hernando Rodríguez, ni siquiera ha sido llamado a versión libre por la pérdida de unos 70.000 millones de pesos destinados para construir 15 escenarios deportivos.

Eso no ocurre en Neiva, donde la Fiscalía sí vinculó de inmediato al exalcalde Pedro Hernán Suárez Trujillo por posibles irregularidades cometidas en las obras de remodelación del estadio de fútbol Guillermo Plazas Alcid, que se derrumbó el año pasado dejando 4 obreros muertos y 11 más heridos.

Justamente ayer un Juzgado envió al alcalde a la cárcel con medida de aseguramiento para que respondan por ese descalabro que afecta las finanzas del municipio pues a los contratistas les entregaron 25.000 millones de pesos y las obras se derrumbaron por fallas en la planeación y estudios de diseños.

La cárcel también cobija al exdirector de Contratación de la Alcaldía de Neiva, Carlos Fernando Puentes Ramírez y al exdirector de Recreación y Deportes, Carlos Alberto Ramos Parrací, quien hasta hace pocos días fue vicerrector de Desarrollo Humano de la Universidad del Tolima.

El exalcalde y sus colaboradores cercanos fueron imputados en días pasados por la Fiscalía de los posibles delitos de contrato sin cumplimiento de los requisitos legales, peculado por apropiación e interés indebido en la celebración de contratos.

En Neiva e Ibagué existen situaciones similares y es ahí donde nadie entiende por qué el exalcalde Luis Hernando Rodríguez sigue libre y sin siquiera una investigación en su contra por parte de la Fiscalía.

En Ibagué el exalcalde delegó la contratación en manos del Instituto de deportes que fue dirigido por Carlos Heberto Ángel quien a la postre fue condenado.

En Neiva el exalcalde Pedro Hernán Suárez hizo lo mismo que en Ibagué pues dejó en manos del director de la oficina de contratación todo el proceso de selección y contratación de las obras de remodelación del estadio de fútbol Guillermo Plazas Alcid a un costo de 25.000 millones.

Veamos lo que afirmó la Fiscalía de Neiva en la sustentación de la medida de aseguramiento proferida ayer: “El exalcalde Suárez tenía como deber “observar, estudiar, examinar, controlar y verificar los requisitos legales del proceso”.

Y a renglón seguido agregó: “No le era posible escudarse en el principio de confianza con sus subalternos para trasladarles a ellos la responsabilidad penal que a él le corresponde”.

El ente investigador aseguró que para el ex alcalde de Neiva era deber “ineludible observar, estudiar, examinar, controlar, la verificación de los requisitos legales que demanda los principios de planeación y responsabilidad”, y agregó que “Fue lo que debió hacer el imputado Pedro Hernán Suárez Trujillo antes de proceder a la celebración del contrato de consultoría 921 de 2012 que había delegado”.

Considera que el exalcalde conocía, como jefe de la Administración Municipal de Neiva y ordenador del gasto, que no se había elaborado el estudio de vulnerabilidad y sismo-resistencia de la obra por lo que se interpretaron estudios obsoletos del 2010.

Y en Ibagué Luis H. sigue campante como si nada, teniendo el inri de haber perjudicado a toda una generación de deportistas que hoy claman por escenarios en los cuales practicar.

Deja un comentario