Ese tal castrochavismo no existe

Hoy en Colombia, en medio de la campaña electoral más álgida de los últimos años, encontramos un término que genera miedo en unos y risa en otros, pero si hay algo cierto es que el ‘castrochavismo’ llegó para quedarse, y gran razón tienen los que ríen al escuchar este término, pues aquí les explicare porque ese tal castrochavismo no existe.

Fidel Alejandro Castro Cruz y Hugo Rafael Chávez Frías, son los dos nefastos personajes que dieron origen a este para muchos cantinflesco término ideológico, dos personajes que a ciencia cierta no son más que un par de dictadorzuelos invadidos por el marxismo leninismo, que quisieron darle aplicabilidad a un ideario que no funcionó en el año mil ochocientos cuando fue creado y las ideas de su autor eran supuestamente frescas, que fallaron al revivirlas en el siglo veinte y veintiuno en su orden, dejando destruidos países enteros. Es así que ese tal castrochavismo no existe, estamos hablando de un verdadero marxismo – leninismo tropical (aplicado por ignorantes), y darle una connotación ideológica a este par de zascandiles resulta una pérdida de tiempo.

Apasionados por el igualitarismo, como arma política, y de una falsa moral superior los hace dueños de una ortodoxia del pensamiento que reconoce que todos somos distintos, pero que somos tan ignorantes que la opinión de los que resultamos contradictores a ellos, está equivocada y debemos ser suprimidos o sometidos por ellos, en el nombre de todo lo bueno y lo justo que es lo que ellos representan.

Tipos como estos no se escapan de nacer en nuestro país, y no hablo de otro si no del candidato progresista (izquierda) Gustavo Petro. Este señor se presenta como un iluminado, es ecologista, pacifista (aunque intentó derrocar al Estado por la vía de las armas), feminista, antiglobalización, antiimperialista y pro tercer mundo; y si lo analizamos bien se presenta también como paritario, tolerante (con los que piensan igual que el claro está), dialogante, busca el consenso (aunque sea a la fuerza), lucha por los derechos humanos, por mejorar las condiciones de vida del planeta, es, además, culto y carismático (cualidades con la que apasiona mentes jóvenes) y un profundo amante del estado de bienestar, a la luz de sus palabras es el “modelo que todo ser humano debería ser”.

Pero si lo analizamos bien, este no es más que un tipo que en razón a estar “colmado de todas estas cualidades” solo conoce dos formas de ver las cosas: blancas o negras, “lo que él piensa” o “contra lo que él piensa”. Lo importante para él es confundir al interlocutor, creando una tormenta ideológica en su cabeza, creando un enemigo común, sobre el cual basa sus discursos, y sobre la imagen negativa del mismo busca hacerse elegir.

Y tranquilo señor lector, y simpatizante de las ideas marxistas leninistas tropicales “castrochavismo”, del igualitarismo, y de Gustavo Petro, este no es un ensayo a favor de Iván Duque, solo es el pensamiento escrito de alguien que ha vivido en carne propia, de manera directa o indirecta, lo que puede llegar a ser un Castro, un Chávez o un Petro, es solo una opinión, ustedes deciden. Este es un pensamiento en favor de Colombia.

Es por ello que hoy les puedo decir que ese tal “castrochavismo” no existe, que el expresidente Álvaro Uribe Vélez se equivocó. Pues repito que dar una connotación ideológica a este par de badulaques es una tontería, a pesar de la consecuencias y cicatrices que estos dejaron en sus pueblos, pero si para hacer un llamado de atención a aquellos lectores que no se han dejado contagiar por el seductor aroma del “buenísimo”, a aquellos que no encuentran diferencia entre las masacres de las guerrillas de izquierda y las cometidas por los paramilitares, que resultan siendo los mismos que se dan cuenta que estos falsos mesías, llegaron a su país presentándose como una oportunidad de “cambio” y que se quedaron para terminar de arruinar lo mucho o poco que tenían sus terruños, así que no nos dejemos asustar con el castrochavismo, y hagámosle frente al marxismo leninismo tropical, para no caer en errores que ya han castigado a otros pueblos.

Por: Daniel Augusto Aguilar Osorio, estudiante de Derecho.

3 comments

  1. ROQUE

    PETRO NO ES MARXISTA – LENINISTA , NUNCA LO HA SIDO , EX GUERRILLERO DE M-19 , GUERRILLA NO MARXISTA- LENINISTA,PERSIGUE IDEALES SOCIALDEMÓCRATAS . EJEMPLOS HAY EN EL MUNDO MUCHOS Y DE EXITOSO TALANTE MIRE LOS LLAMADOS PAÍSES NÓRDICOS CON LOS MAS ALTOS STANDARES DE VIDA PLANETARIOS .
    CASTRO CHAVISMO TERMINO RARO INVENTADO EN FORMA Y FONDO POR EL CENTRO DEMOCRÁTICO, CON FINES MENTIROSOS Y DIFAMATORIOS PARA ATERRAR INCAUTOS .NADA UNE LAS IDEAS ESBOZADAS POR PETRO CON CASTRO CHAVEZ O MADURO ¡¡¡ EL EXPRESA DESEA
    HACER CARNE UN IDEARIO YA VIGENTE EN MUCHOS PAÍSES DESARROLLADOS Y DEMOCRATAS ,POR FAVOR, NO ES AUTOR DE UNA NUEVA FILOSOFÍA O IDEOLOGÍA . NADA SE HA INVENTADO
    NADIE IDOLATRA A PETRO , MUCHOS DESEAN UN NUEVO PAÍS JUSTO .

  2. luis orlando avila hernandez

    Es politicamente correcto ahora que volvió la ultraderecha al poder, Alexander dar en la Alaluzpublica cabida a todas las opciones de pensamiento e ideologias politicas, incluida la mia que corresponde a la tendencia liberal de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Comun. Pero este señor estudiante, ademas de su intento por justificar un amago o reves semiologico, raya para colmo, en graves yerros de la historia, que seria perdonable a un estudiante de medicina o de ingenieria. Ignorancia historica como aquella de la mención de 1800 y su inusitada interpretacion de la historia. Que el señor se equivoque, es potestad del libre desarrollo de su personalidad y de la universidad que lo forma, pero que el medio de noticias permita la difusion de exabruptos academicos muy comunes en las facultades de derecho de la ciudad, eso si es por decir lo menos retroceder en la calidad editorial. Le recuerdo Alexander, la frase del fundador del diario The Guardian, hace mas de 150 años C.P. Scott: “Las opiniones son libres, pero los hechos son sagrados”.

Deja un comentario