Especulación, la otra pandemia

Imagen: tomada de Publimetro.

El aislamiento preventivo obligatorio frenó la economía como todos lo sabemos, bueno, como todos lo hemos sentido y sufrido, pero hay quienes de manera inescrupulosa se aprovechan de tal situación para incrementar ostensiblemente el costo de los productos que venden.

A pesar de las medidas para evitar este fenómeno económico no ha sido posible controlar la especulación en el precio de productos de la canasta básica familiar y otros que por consecuencia de la pandemia se han consumido con mayor velocidad, por ejemplo, el jabón de manos, desinfectantes, alcohol entre otros.

Verduras, frutas y carnes han experimentado los mayores incrementos en las plazas de mercado y en los fruver, que sin ningún tipo de control están cobrando lo que se les antoja. Las quejas son múltiples, pues hay productos que han incrementado su precio por encima del 35 % en el periodo comprendido desde el mes de febrero hasta principios de mayo.

Se entiende que por la parálisis del país se dificulta el transporte de los alimentos, situación que incrementa su costo, pero en la mayoría de las alzas estas no se justifican, y por el contrario evidencia mala fe de algunos comerciantes.

Esta exageración de precios golpea con fuerza el bolsillo de los colombianos, complicando un poco más la difícil situación que atraviesan millones de familias, y cientos de miles en nuestra ciudad, que no solo se enfrentan a las alzas en alimentos, sino que también en diferentes productos y/ o servicios.

Desde esta tribuna de opinión hacemos un llamado a las autoridades competentes para que realicen los controles y eviten los abusos que a diario soportamos en el comercio, pues al fin de cuentas toca comprar con el precio que pongan ya que son productos de primerísima necesidad.

Como dicen las abuelas: “al caído caerle”.

Por: Andrés Currea Hernández
Comunicador social y periodista.

Deja un comentario