Esto opinan algunos ibaguereños sobre la presencia de venezolanos en la ciudad

 

Venezolanos en Colombia / Foto: AFP

La crisis humanitaria que afronta el vecino país, ha traído consigo el cruce de frontera de millones de venezolanos a tierras colombianas.

Según estimaciones del gobierno cerca de unos 800.000 ciudadanos provenientes del vecino país podrían estar en Colombia, aunque esto es solo un estimado.

En Ibagué, es más evidente la presencia de estos conciudanos, ya es común encontrarlos en ventas informales, así como en establecimientos de comercio, entre otros oficios.

Por esa razón, este portal quiso indagar la percepción de algunos ibaguereños frente a esta situación:

“Pienso que ha incrementado la inseguridad, porque llegan desempleados (…) problema de ellos allá con su Maduro, que busquen otro país”, asegura una ciudadana.

“Colombia es un país de puertas abiertas, pero no estamos preparados para asumir la pobreza de otros; en nuestra ciudad he visto el aumento de la prostitución y el desempleo, ya que muchos comerciantes prefieren contratar mano de obra venezolana y pagarle menos. Incluso hombres prefieren contratar ‘venecas’ porque son lindas y se prostituyen por menos valor que las colombianas”, afirma estudiante un universitario.

“Yo pienso que es un problema de salud pública, porque han aumentado las enfermedades de transmisión sexual y otras infectocontagiosas como el sarampión”, aseveró una médica de la ciudad.

“Colombia económicamente no está bien, no podemos con nuestra miseria para mantener a otros, no alcanzan los subsidios para la gente que es muy pobre aquí en Colombia mucho menos para darle a otros. Aparte que esa plata no está saliendo de los ricos del país sino de los mismos pobres quienes pagan impuestos a diario”, dijo una empresaria de la ciudad.

Venezolanos en Colombia / Foto: Finanzas Personales

“A raíz de la llegada de venezolanos se ha generado mayor desempleo, porque la mano de obra es más barata”, puntualizó un trabajador del sector público.

“Está bien que lleguen, pero que la responsabilidad no se la dejen al pueblo, que los políticos también hagan lo suyo sino que brinde oportunidades de empleo”, dijo un ama de casa.

“Es una situación compleja porque de un lado está el derecho humanitario que indican que uno debe ser solidario con las poblaciones que están pasando necesidades, pero de otro lado eso necesariamente afecta varias cosas; el derecho de salud de los colombiano, porque hay mucha gente que está utilizando el sistema de salud a costa de nosotros sin pagar impuestos, y lo otro es que dijéramos, que están usurpando la oportunidad laboral de los colombianos porque los contratan pagándoles menos de lo que legalmente se debe pagar y eso le quita la oportunidad a colombianos que lo necesitan y eso a su vez aumenta el desempleo”, aseveró un abogado consultado.

“Es un fuerte reto para el gobierno, porque se tiene que procurar los derechos de estas personas, porque se han venido violentado muchas condiciones a las que tienen derecho como humanos, por el exilio que han sufrido de su país por las decisiones políticas que su gobierno ha tomado; hay que vigilar los derechos que tienen los compatriotas pero también los derechos de estas personas que llegan a la ciudad y tener un mayor control para poder medir el impacto que podría tener en la economía y en aspectos sociales”, dijo un estudiante de Derecho de la ciudad.

Opiniones divididas e incluso podrían llegar a acercarse a la xenofobia en algunos ibaguereños, no obstante quisimos indagar con algunos de los migrantes y esto fue lo que nos contestaron:

Venezolanos en Colombia / Foto: Quinto Poder Noticias

“Yo estoy en embarazo y me dieron trabajo en una panadería, trabajo 10 horas diarias aproximadamente y me pagan 20 mil pesos diarios, sin pago de prestaciones ni nada, pero yo trabajo porque prefiero ganarme esos 20 mil honradamente y conseguir con qué vivir el diario”, dijo una joven venezolana.

“Llegué de Venezuela con mi familia, la gente cree que es fácil venir a otro país y dejar todo, pero preferimos enfrentar esto que morir de hambre allá. Aquí arreglo uñas, mi esposo trabaja en un taller de motos y con eso mantenemos a nuestros hijos”, aseguró otra mujer.

“Trabajo en un centro comercial de la ciudad, aquí somos varios trabajando en el tema turístico, pero hay mucho rechazo de la gente por ser venezolanos y eso nos duele mucho porque somos gente como ustedes, a quienes nos tocó dejar a nuestro país, nuestra cultura, nuestros amigos y familia por buscar algo mejor; hay compatriotas que han venido a hacer el mal pero hay mucho que buscamos trabajar y conseguir honradamente las cosas”, dijo un venezolano, quien accedió a la entrevista con cautela y reserva.

Por ahora, la situación no parece mejorar ni para la ciudad, ya que se apuntó 14,9 %  de desempleo, según el más reciente informe del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), luego de Cúcuta, con 18,7 %, Armenia, con 16,4 %, Quibdó, con 16,3 %, y Riohacha con 15,3 %.

Así como tampoco, está claro el panorama para los miles de ciudadanos venezolanos que cruzan la frontera, muchos de manera ilegal y quienes llegan a diferentes zonas del país buscando una mejor vida, asentándose en diversos municipios, entre esos los del departamento del Tolima.

Por ahora se espera que inicie un censo nacional, para ello, a partir de este viernes ocho de abril al ocho de junio, se realizará un censo de los venezolanos que permanecen en el país de manera irregular, con el fin de determinar en qué condiciones viven y cuáles son sus necesidades.

El registro lo deberán hacer en las personerías municipales los ciudadanos del vecino país que no hayan resuelto su situación en Colombia. Solo requieren llevar un documento que certifique su nacionalidad.

Deja un comentario