Explicación de la declaración de renta de Álvaro Uribe

Foto: Colprensa.

Contadores consultados desglosan la tributación del senador.

En las últimas horas, el país conoció la declaración de renta del senador y expresidente Álvaro Uribe, hecho que ha causado revuelo en redes sociales.

La presentación de su declaración de renta hace parte de una norma de la Ley 2013 de 2019 firmada por el presidente Iván Duque el año pasado y que obliga a los funcionarios a hacer pública su declaración como un acto de transparencia.

Una vez publicada, miles de usuarios de las redes sociales han criticado el hecho de que el saldo a pagar haya quedado en ceros se consultó a tres contadores, quienes explicaron la razón de este valor.

Se declaran ingresos, no patrimonio

Aunque el patrimonio bruto del expresidente, que hace referencia a los activos que posee, son de 12’351.981.000, este valor no entra en el saldo final.

La razón es que la declaración de renta se hace por los ingresos y no por el patrimonio. A este último corresponden los activos que involucran cuentas bancarias, acciones, cuentas por cobrar, bienes inmuebles y muebles, y cualquier tipo de activos susceptibles de incrementar su patrimonio.

El segundo renglón es el de las deudas, que son todos los pasivos que tiene contraídos con entidades financieras o terceros. Esto tampoco se tiene en cuenta en el valor a pagar.

También se especifica el patrimonio líquido, que es la diferencia entre el patrimonio bruto y las deudas, es decir con lo que cuenta después de dejar las deudas en cero.

Luego vienen los ingresos brutos por rentas de trabajo, que se refiere a lo percibe por contratos laborales, honorarios y servicios que presta personalmente. Este rubro sí hace base gravable para la depuración de la renta.

Según la declaración de renta, en el año 2018 el senador Uribe tuvo ingresos brutos por $456’945.000 y recibió en pensiones $51’109.000, no obstante estos últimos no entran en la tributación.

El otro renglón de la declaración es el de las rentas de capital, que hace referencia a ingresos percibidos por arrendamientos, rendimientos bancarios, entre otros, que fue de apenas $30.000, en los que se descuenta ingresos no constitutivos de renta por $17.000, por lo que sólo se declararon $13.000. Uno de los contadores cuestionó esta cifra, ya que por solo cuota de manejo de tarjetas, debería ser más alta.

Finalmente están los ingresos de rentas no laborales, los cuales hacen referencia a ingresos que no se pueden involucrar dentro de las anteriores cédulas en las rentas de trabajo, pensiones o capital. Normalmente estas rentas hacen referencia a actividades comerciales, ganaderas, de cultivo, las cuales muchas tienen beneficios tributarios.

¿Cuánto pagó?

Así las cosas, y con base a estos valores, el impuesto neto de renta (lo que tendría que pagar) el expresidente Uribe fue de $83’761.000, los cuales fueron absorbidos por los anticipos de años anteriores y las retenciones en la fuente.

Tenga en cuenta que los contribuyentes todos los años declaran un anticipo de impuestos de la renta del año siguiente, de los cuáles él ya había pagado como anticipo, en su declaración de 2017: $18’757.000.

Según explican los contadores, sumado a esto, los empleados pagan una renta laboral.

Por los altos ingresos que él percibe se le hacen retenciones en la fuente a sus honorarios, salarios y pensión y mensualmente le descuentan una plata como anticipo de impuesto de renta.

Al presentar la declaración, su contador descuenta estos anticipos que ya había declarado y pagado en el 2017 y adicionalmente descuenta las retenciones que le hicieron, mes a mes, como anticipo de renta por lo que su saldo final quedó en ceros.

Cabe señalar que el valor de estas retenciones no se especifica en las declaraciones presentadas a la Dian.

Con información: Portafolio, diario económico.

1 comment

Deja un comentario