¿Ferro combina todas las formas de lucha?

Imagen: tomada de Twitter.

El representante uribista teje alianzas impensadas y aparece en chipas y coaliciones de toda índole.

Se sabe que Ricardo Ferro fue el artífice de la llegada de Carlos Edward Osorio al proceso de selección de candidatos a la Gobernación del Tolima en el Centro Democrático. Así lo han hecho saber uribistas purasangre como el diputado Milton Restrepo.

También es claro que Ferro metió influencia directa en el tema de precandidatos a la Alcaldía de Ibagué del CD: fue el artífice de la aspiración del comunicador social Rubén Darío Correa; pero sacó de la manga al integrante de su UTL en el Congreso Carlos Andrés Pérez; luego metió a José Barreto (a quien terminaron desairando) y por último a Leonidas López.

Al final no se sabe cuál de los aspirantes tiene el amor ‘sincero’ de Ricardo Ferro y el proceso de selección está más enredado que nunca.

Para la muestra un botón: el dirigente gremial Leonidas López señaló en una entrevista radial que fue la propia senadora Paloma Valencia la que lo llamó para ofrecerle que fuera parte del proceso de selección de candidatos a la Alcaldía de Ibagué. López también indicó que recibió llamadas del congresista Ricardo Ferro quien supuestamente venía impulsando la aspiración del comunicador social Rubén Darío Correa.

Y es que no es la primera vez que se menciona algo sobre una agenda oculta del uribismo de cara a las elecciones de octubre. Las alarmas se encendieron con una grabación filtrada de una reunión de la senadora Paloma Valencia con dirigentes locales del Centro Democrático, donde la congresista admitió haberse reunido con el exsenador Mauricio Jaramillo y sugería que habría un acuerdo para que el movimiento uribista pusiera gobernador y los liberales se llevaran la Alcaldía de la capital tolimense.

Ahora se conoció que Ferro hizo alianza con el alcalde de Honda, Juan Guillermo Beltrán, para que este fuese elegido en el Consejo Directivo de Cortolima, gestión que coronaron ambos el pasado lunes.

El alcalde Beltrán, milita en Cambio Radical, bajo el ala del dirigente Emilio Martínez y si se piensa que Cambio compitió en las elecciones presidenciales contra el candidato y hoy presidente Ivan Duque, las cosas no cuadran en lo político a la hora de poner en la misma categoría al expresidente Álvaro Uribe y el derrotado candidato y jefe de Cambio Radical, Germán Vargas Lleras.

Otra lectura es que tanto Ferro como Beltrán, o ambos, esperan en el futuro negociar con la Casa Barreto, ya que el movimiento del gobernador prepara la toma de Cortolima a fin de poner director de la Corporación, que este año debe definir al sucesor del liberal Jorge Enrique Cardoso, con el potencial burocrático y de contratación que esto implica.

Habría que ver qué dice el uribismo tolimense y la dirigencia ya que esta jugada de Ferro no cuadra por ningún lado luego que el Centro Democrático avalara al gobernador Oscar Barreto en 2015, y este terminará distanciado del partido por tomar posiciones a favor de la paz de Santos, entre otras consideraciones.

Por eso creemos que Ferro “combina todas las formas de lucha”, frase que acuñaron las Farc cuando todavía estaban en el monte y echaban bala, para referir que no le importa hacer tratos hasta con el mismo diablo para lograr sus propósitos.

Vaya ironía: el uribista triple A que siempre se camuflaba y escondía su corazón beligerante y maquiavélico terminó igualando y superando en estrategias a las odiadas fuerzas farianas revolucionarias de Colombia. Las cosas que hay que ver en la política.

Este es un editorial del director de A la luz Pública.

Deja un comentario