Ferro, ¿desbordado en investigaciones?

Imagen: tomada de Twitter.

Temen que el uribismo use estas como instrumento político.

Primero fue la investigación abierta a la presidenta de la Jurisdicción Especial para la Paz, Patricia Linares, por los presuntos delitos de tráfico de influencias y celebración indebida de contratos.

Con ese proceso, Ricardo Ferro inauguró su llegada a la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes.

Días después se denunció que la querella contra la JEP la suscribía una persona que había entregado información errónea o falsificada a la celula legislativa.

Le puede interesar: Ferro recibió información falsa para abrir investigación.

Semanas después, en la misma Comisión de Acusaciones se recibió la denuncia de la senadora Paola Holguín, del Centro Democrático, contra tres magistrados de la JEP que votaron a favor de la libertad del exjefe guerrillero Jesús Santrich, pedido en extradición por los Estados Unidos.

Esa denuncia la debe tramitar el mismo Ferro, presidente de la Comisión, al igual que sus asesores o subordinados.

Y esta semana fue noticia la apertura de investigación en contra del expresidente Juan Manuel Santos, por la financiación de su campaña, al parecer por la multinacional Odebrecht, envuelta en varios escándalos y pagos de sobornos en obras de ingeniería en el país.

Y es que hay quienes creen que el uribismo y el Centro Democrático usan la Comisión de Acusaciones para clavar banderillas o acorralar a sus rivales políticos.

Hay que recordar que el representante tolimense Ricardo Ferro, no es especialista en derecho penal ni procesal, y se ha promocionado en los últimos años en la región como experto en temas de urbanismo. A no ser que en la Comisión o desde su Unidad de Trabajo Legislativo el dirigente esté siendo asesorado por verdaderos abogados conocedores del ámbito penal.

Paralelo a ello se conoce que el senador Iván Cepeda ha presentado recusación contra Ferro por una denuncia que el primero elevó contra el presidente Iván Duque y el exfiscal Néstor Humberto Martínez.

Deja un comentario