Gaitán se queja que la Alcaldía y la Gobernación intervienen en campaña política

Ángel Gaitán

Y se olvida que a él lo apoyo la administración de Luis Carlos Delgado.

En estos momentos la Alcaldía y la Gobernación se sienten en condiciones de sacar sus listas a Cámara adelante, donde lo preocupante es que las maquinarias de las administraciones obliguen a los funcionarios a tomar partido por alguno de los candidatos por los intereses de quienes los van a representar en el Congreso”, señaló hace pocos días el representante liberal Ángel Gaitán.

El dirigente, que busca la reelección en medio de una lista no muy fuerte de su partido, dijo que pedirá la veeduría de la Procuraduría para que vigile con lupa la posible injerencia de administraciones públicas en la campaña.

Pero Gaitán olvida que en 2014, la administración que él mismo integró, fue clave en su elección, y determinante para hacerse con la credencial, que obtuvo con 23.872 votos.

Ángel María Pulido Gaitán arrancó el gobierno de Luis Carlos Delgado Peñón (2012 – 2015) donde se desempeñó como secretario general y renunció antes del término legal para no inhabilitarse.

Y el año de las elecciones fue clave el apoyo de dependencias que estaban en manos del grupo liberal de Mauricio Jaramillo, como la Edat, con Ancízar Carrillo a la cabeza que direccionó contratistas y recursos hacia la campaña de Gaitán.

Lo mismo ocurrió en la Alcaldía de Ibagué donde desde la administración del hoy presidiario Luis H. Rodríguez le echaron una mano al exdiputado que se trepó al Legislativo y que ha pasado sin pena ni gloria por el Congreso en el último cuatrienio.

Hoy Gaitán se duele de las prácticas que emplean todos los partidos (el Liberal incluido) y que parecen imposibles de erradicar en el corto y mediano plazo. Es casi seguro que el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo pondrá a su candidato a la Cámara (Gonzalo Parra); al igual que el gobernador Barreto a sus apadrinados (Adriana Matiz en Cámara y Miguel Barreto al Senado).

Unas elecciones como las de 2018 que son más de maquinarias, dinero a raudales, contratos y obras públicas inauguradas de afán, que de opinión o de verdadero sentimiento ciudadano por una democracia que genera más apatía en el electorado con el paso del tiempo y de la repetición de las prácticas clientelistas de toda la vida.

Deja un comentario