¿Girón salta a las embravecidas aguas de la política?

Foto: Alcaldía de Ibagué.

Habría remezón administrativo en el gobierno de Guillermo Alfonso Jaramillo.

Hay expectativa por conocer si José Alberto Girón, gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado – Ibal, presenta ante el alcalde de Ibagué, su carta de renuncia.

El servidor público, daría un paso al costado del gobierno “Por Ibagué con Todo el Corazón”, debido a su ya conocida aspiración suceder a su actual jefe en la Alcaldía de esta capital.

Desde su nombramiento como gerente de la empresa más importante de la capital tolimense, José Alberto Girón, ha estado en el ojo del huracán. Su entrada en la actual administración empezó con el
pie izquierdo, dado que pese a estar inhabilitado por la Contraloría y Procuraduría General de la Nación, para ocupar cargos públicos, fue designado por Jaramillo para ocupar la gerencia del Ibal, acto que actualmente está siendo investigado por las autoridades competentes.

Girón, es uno de los funcionarios con más baja popularidad del gobierno local, debido a la poca efectividad que ha mostrado para resolver los problemas que presenta la entidad.

También se le ha cuestionado por el otorgamiento de millonarias licitaciones y adiciones de obras a firmas foráneas, en detrimento de las empresas de ingeniería de la región, y con sospecha y denuncias claras de favorecimiento y presunta corrupción en las mismas.

El ingeniero Girón, lleva más de 20 años enquistado en el Ibal y conoce como pocos la estructura de la entidad y también se ha sabido mover en las arenas de la política. Desde que inició el periodo del actual alcalde de Ibagué, comenzó a ‘trabajar’ con este en llave con el hermano del mandatario, el exsenador y eterno dirigente del liberalismo, Mauricio Jaramillo Martínez. Nada más hay que recordar una de sus volteretas cuando le juró amor eterno a Jesús María Botero, y este lo tuvo que echar de la gerencia del Ibal, luego de la polémica compra de los tubos abandonados a la intemperie. Luego, apareció como jefe de debate de la primera campaña de Ricardo Ferro, a la Alcaldía de Ibagué.

Le puede interesar: Girón, corrupción disimulada y en ascenso.

Según ha trascendido, dos nombres suenan fuerte para reemplazar a Girón. El primero que está en la lista es Gonzalo Parra, abogado de confianza de Guillermo Alfonso Jaramillo. Parra, además es conocido por ser excandidato a la Cámara de Representantes por la lista de los decentes, aspiración que se truncó por la baja votación que obtuvo en los comicios del 11 de marzo.

La otra persona que puede llegar a dirigir los hilos del Ibal es Yolanda Corzo, actual gerente del Instituto de Financiamiento Promoción y Desarrollo de Ibagué – Infibagué. Corzo, entró a la Alcaldía, por la ayuda de su compañero sentimental Nayid Salazar Cetina, quien también tiene una jugosa asesoría en el gobierno local. A Yolanda Corzo, la única gestión que se le ha conocido luego de casi tres años de administración, fue la intención de vender por un precio irrisorio los bienes inmuebles más importantes que tiene Ibagué, cómo lo son el lote del CAM, y el predio del sector de la 60.

Y es que el Ibal es la ‘joya de la corona’ del gobierno municipal, por al amplio presupuesto que maneja, y el poder burocrático que ofrece para seducir con contratos y plazas, tanto a amigos, como contradictores políticos. De antaño ha sido utilizado por todos los alcaldes y grupos políticos como la caja menor para girar a costa del erario y en beneficio de las estructuras, camarillas y grupos políticos de toda la vida en la ciudad.

Algunos analistas prevén que con la eventual salida de Girón, se pone en peligro la culminación del Acueducto Alterno, proyecto bandera de la administración Jaramillo. Aunque los trabajos avanzan, la obra aún presenta falencias que deben ser subsanadas en el tiempo estipulado en el cronograma de trabajo conocido ampliamente.

1 comment

  1. Juancho Díaz

    Menos mal que el “Mesías” tenía la “llave mágica” para resolver tooodos los problemas de Ibagué, entre ellos el estar eternamente condenados a ser dirigidos por los amigos y amigotes del alcalde polítiquero de turno. ¿Gonzalo Parra?, ¿el premio de consolación por no salir elegido es el agua de los ibaguereños?, ¿Yolanda Corzo? ¿a la que avala la poca o nula gestión a mostrado al frente de Infibagué? Por favooooor, ¿no se les ocurre un especialista en servicios públicos o un buen administrador de empresas?, ¿por qué no hacer aunque sea una vececita un concurso de méritos tal como lo cacareó en campaña?, ¿No hay gente mejor que ese par de buenos para nada?…. El Mesías de Ibagué, Bahhh….

Deja un comentario