Girón tampoco puede confiarse demasiado

Emilio Martínez y los hermanos Jaramillo tienen antecedentes de traición política y electoral.

Esto porque aunque el exgerente del Ibal sea ungido como el candidato de los dirigentes de tendencia liberal, progresista y de Cambio Radical, nada garantiza que las fuerzas políticas que lo acompañan vayan con él hasta el 27 de octubre.

Lo advirtió hace algunas semanas el abogado y exconcejal de Ibagué, Iván Ramírez, en su columna de opinión publicada en este medio: «A Girón, si no lo sanciona la Procuraduría antes, le pasará lo de Jhon Esper Toledo y Rubén Darío Rodríguez, por creerles a Emilio Martínez y Mauricio Jaramillo, respectivamente«.

Veamos nuestro análisis.

Emilio Martínez: aunque Cambio Radical puso a jugar de candidato a Álvaro Ramírez en la interpartidista que no cuajó, es claro que el emilismo está de pies y manos con el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, con lo que ha recibido mermelada, contratos y secretarías. No hay que olvidar que en 2015, Emilio avaló a Jhon Esper Toledo, pero los votos terminaron en la campaña del actual alcalde de Ibagué.

Última reunión de los jefes políticos de Tolima. Imagen: suministrada.

Mauricio Jaramillo: es un hecho cierto y comprobado por diversas personas y fuentes que el partido Liberal abandonó a su candidato a la Alcaldía en 2015, Rubén Darío Rodríguez, y se fue por debajo de la mesa hacia donde Guillermo Alfonso.

En 2018, el liberalismo volvió a traicionar: no le aparecieron los votos en el Tolima a Olga Beatriz González pese a que la empresaria le dio dinero a toda la estructura liberal a la Cámara, y al propio Mauricio Jaramillo, para garantizar el endoso necesario para alcanzar la curul. Pero los liberales sí consiguieron retener la curul en la Cámara de Ángel Gaitán, en un giro extraño de los acontecimientos de la política.

Le puede interesar: alianzas con los gamonales del Tolima no son confiables.

Guillermo Alfonso: el alcalde de Ibagué dejó colgado de la brocha a su candidato a la Cámara de 2018, Gonzalo Parra. Este último, abogado del mandatario, incluso en el no clarificado tema de la escritura que apareció firmada por una persona fallecida. Se comenta que parte de los votos de la Alcaldía de Ibagué fueron a parar a la campaña del liberal Ángel Gaitán, quien estaba en serio peligro de quemarse.

Así que Alberto Girón, que se estrena en las lides electorales debería andar con cuidado en el tema de alianzas y padrinazgos.

Le puede interesar: Girón, corrupción disimulada y en ascenso.

Además, se sabe que los hermanos Jaramillo tienen el temor que en el caso de ser elegido Girón, este los desconozca a los cinco minutos de posesionado en el cargo.

Le puede interesar: Antiguos socios de Girón ahora braman en su contra.

Así ha operado Girón con ingenieros, abogados y antiguos socios de este en licitaciones, negociados y manejo no tan claro de dineros públicos a lo largo de los años y de su desempeño en actividades tanto públicas como privadas.

Se habla además que ante la poca receptividad que tiene el ingeniero, donde incluso se le odia con verdadero apasionamiento, en los barrios del sur por el tema de la conducción del agua del Acueducto Complementario hacia la planta de la Pola, las fuerzas políticas estarían pidiéndole a Guillermo Alfonso y a Mauricio Jaramillo que cambien de candidato para lograr la cohesión electoral y venderle otro tipo de mensaje a la ciudadanía.

Deja un comentario