Gobernador Barreto le apuesta a todos los procesos electorales

Diseño: A la luz Pública.

Últimas movidas del mandatario para influir en los comicios de Congreso, presidenciales y de 2019. 

Para algunos han pasado inadvertidas las jugadas de Oscar Barreto de cara a jugar como un apostador importante en los procesos electorales que se avecinan.

Acá se las presentamos:

Jugada 1: Barreto busca mantener la credencial de Cámara de Representantes, con Adriana Magaly Matiz y llevar al Senado a su primo Miguel Ángel Barreto. Esto, es de todos conocido.

Jugada 2: envió hacia la campaña de Germán Vargas Lleras a su sobrino Santiago Barreto. El joven dirigente oficia como gerente en el Tolima de la aspiración del director de Cambio Radical.

Jugada 3: Fernando Borja, uno de los lugartenientes del gobernador, está de frente coordinando la campaña de Martha Lucía Ramírez en el departamento, quien se mide en la consulta interpartidista de la derecha, el 11 de marzo.

Jugada 4: tiene ejerciendo las veces de ‘comodín’ a Alfredo Bocanegra. Por un lado, el dirigente trata de calmar a los líderes nacionales del partido Conservador que ven con recelo y distancia a Barreto por no apoyar a uno de los suyos. Pero Bocanegra también está jugado con la campaña de Vargas Lleras y le ha organizado varias reuniones al candidato en el Tolima. Bocanegra se mantiene moviéndose en dos aguas extremadamente turbulentas.

Jugada 5: ante la caída en desgracia de Mauricio Pinto, Barreto está promocionando a su eventual sucesor en las elecciones de 2019. El ungido sería Ricardo Orozco, secretario del Interior, quien es de los adentros de la Casa Barreto y laboró por muchos años en Central Pecuaria, la empresa insignia del clan.

Pero todas estas jugadas le están también generando enemigos y malquerientes al gobernador:

José Elver Hernández: a quien eventualmente ven rezagado en la votación de Cámara, en detrimento de Adriana Matiz.

Saúl Cruz: el abogado rovirense está disgustado porque no ha cumplido los pactos políticos derivados del archivo de la sanción de 11 años, que le permitió a Oscar Barreto presentarse a un nuevo mandato.

Alejandro Ordoñez: el exprocurador anda sentido con Barreto porque esperaba su apoyo en la nominación presidencial que busca también en la consulta del 11 de marzo. Ordoñez fue clave para el archivo de la inhabilidad de Barreto, y de Mauricio Pinto, hoy condenado al ostracismo barretista.

Deja un comentario