Guerra sucia en la campaña política

Pompilio Avendaño

Pompilio Avendaño

Extrañamente empiezan a aparecer procesos y declaraciones judiciales en contra de candidatos. 

Hace pocos días, medios tan serios y respetables como el diario El Nuevo Día, la emisora La Cariñosa de RCN Radio, o la página web www.rubendariocorrea.com, informaban sobre el inminente proceso que se abriría en contra del candidato a la Alcaldía de Ibagué Pompilio Avendaño, por al parecer estar vinculado a la muerte de un líder indígena del sur de Tolima.

El asunto tenía que ver con la declaración que rindiera en Justicia y Paz de un desmovilizado de las autodefensas y que originaría una compulsa de copias hacia otra Fiscalía que iniciaría un proceso indiciario en contra de Avendaño.

Al respecto, un abogado que labora como contratista de la Alcaldía de Ibagué, y de otras dependencias estatales, y que tiene comprobada militancia en el partido Conservador, buscó desde hace varias semanas a periodistas de A la luz Pública, filtrando copias procesales de la declaración donde se incrimina a Pompilio Avendaño, con la intención de que se publicara la noticia de inmediato, sin acudir a constataciones y otras verificaciones y filtros, como mandan los cánones periodísticos.

En otro medio impreso de la ciudad, el letrado intentó hacer lo mismo hasta que tuvo eco en los medios que decidieron amplificar la noticia que menciona a Avendaño Lopera.

Una búsqueda reciente en Google, arroja que los enlaces de esas noticias fueron retirados, pero Pompilio Avendaño hoy ha salido a decir que entablará acciones legales contra los medios que dieron crédito a las informaciones.

En Ibagué ha hecho carrera desde hace varios años, que en época electoral se armen procesos, aparezcan declaraciones y testigos, pero que los mismos sean utilizados como mecanismo de desprestigio, de ataque contra los candidatos, y que luego con el paso de los años, terminen archivados, y sin que se llegue al fondo de las denuncias, ni mucho menos desenmascarar a quienes las auspician desde los subterfugios.

¿Existe en Ibagué un cartel de falsos testigos? O peor aún, de ¿abogados que los promueven a la sombra, para obtener réditos políticos, económicos, como parte civil, o defendiendo a los procesados directamente o por interpuesta persona?

Las dudas están en el aire, pero mientras se resuelven, acá les presentamos algunos procesos que se armaron en la calentura de la campaña política.

Exalcaldes de Ibagué

De izquierda a derecha: Jesús María Botero, Jorge Tulio Rodríguez, Rubén Darío Rodríguez, Agustín Angarita.

Farc política de Chucho Botero: un exintegrante de las Farc, Leyer García, declaró en 2007, que el exalcalde de Ibagué, junto a Jorge Tulio Rodríguez y Rubén Darío Rodríguez, el contratista Agustín Angarita, y otros ciudadanos, prestaban colaboración al grupo ilegal. El proceso fue archivado hace pocos meses, pero nunca se investigó a las personas que visitaron al reo en prisión, moviéndolo a contar falsedades. (Vea: Farc política de Ibagué).

Heber Sánchez

¿Heber Sánchez, paraco?: eso dio a conocer esta semana un medio digital, donde se recoge la versión del paramilitar alias ‘Orlando Carlos’, quien señala al concejal de Ibagué, de dar dinero al Bloque Tolima cuando fue alcalde de Prado. El despacho de prensa también habló de la salud mental del dirigente. Se olvidó mencionar que el testigo, de nombre Ricaurte Soria Ortiz, es juzgado por prestar falso testimonio en el proceso del dirigente conservador Gonzalo García Angarita.

Luis Fermín Rivera

Luis Fermín Rivera

Dos concejales ‘homicidas’: en 2003, y luego del asesinato del abogado Félix Martínez, falsos testigos vincularon al crimen a los concejales de Ibagué Edgar Cruz Prada y Luis Fermín Rivera. Tras varios años de investigaciones, la Fiscalía desestimó los señalamientos, pero los acusados, nunca pudieron rehacer sus carreras políticas. Hasta ahora, y luego de años de ostracismo y desprestigio, Luis Fermín Rivera, busca llegar de nuevo al Cabildo en la lista de La Rosita, el movimiento anexo al partido Liberal.

Raúl Agudelo Medina

Olivo Saldaña: el exguerrillero incriminó a varios dirigentes y empresarios de Tolima en vínculos y apoyo con las Farc, pero sus dichos no originaron ni una sola condena. Se le procesa por falso testimonio, y montajes en falsas desmovilizaciones. (Ver: las mentiras de Olivo).

Carlos García Orjuela

Carlos García Orjuela

Para política de Carlos García y Pompilio Avendaño: la Corte Suprema de Justicia absolvió a los dirigentes políticos de presuntamente, haber tenido nexos con las autodefensas del Tolima. En el caso de García, le fue pagada una millonaria indemnización por el proceso que le originó prisión por varios meses. Avendaño también estuvo confinado en detención domiciliaria.

Jhon Esper Toledo

Jhon Esper Toledo

La condena de Jhon Esper: en efecto, en 2011, el candidato a la Alcaldía fue sentenciado por irregularidades en un proceso de cobro de una deuda, respaldada con una letra. Meses después, y tras estudiar el caso, el Tribunal Superior de Ibagué desestimó el fallo, y absolvió a Toledo Castañeda. Esta semana, ha vuelto a circular en las redes sociales una noticia de la época, donde no se actualiza la misma con la etapa posterior que originó la decisión de segunda instancia.