¿Hacia dónde se dirige el acuerdo de la Región Central?

Lanzamiento de la Rape

Lanzamiento de la Rape

Recursos, funcionamiento y relación con municipios, los retos de la Rape.

Luego de que los gobernantes de Cundinamarca, Meta, Tolima, Boyacá y Bogotá firmaron con entusiasmo esta semana el convenio de creación de la Región Central (Rape), la primera región de planificación especial que tiene el país, son muchos las expectativas e interrogantes sobre la unión que aspira a convertirse en la más fuerte de Colombia para el 2030.

Por un lado, son varias las promesas. La protección de los corredores de páramos; el mejoramiento de la infraestructura de transporte, al crear un sistema multimodal que contemple puerto acuático, redes férreas y mejores autopistas, y el impulso a la economía rural con la creación de centros logísticos agroindustriales.

Se espera que tales metas se logren con la planeación en conjunto y recursos económicos de las cinco entidades territoriales.

Sin embargo solo hasta enero del 2015 podrá empezar a operarlas, porque primero cada asamblea y el Concejo de Bogotá los deberá incluir en el presupuesto anual.

Otra de las alternativas financieras para la reciente Rape, es que desde la Dirección de Planeación Nacional se le otorgue la categoría de Órgano Colegiado de Administración y Decisión (Ocad), con lo que pueda recibir los recursos de regalías.

En el plano de cómo funcionará, se sabe que tendrá un consejo directivo conformado por los cinco gobernantes, y tendrá un director que manejará los recursos, desde Bogotá.

También tendrá cuatro subdirecciones y un consejo consultivo, conformado por los integrantes de los Consejos de Ordenamiento Territorial y los municipios.

Carlos Ramírez, experto en planeación regional de la Universidad de La Salle, la toma de decisiones en la Rape tendrá que adecuarse a la nueva estructura de gestión del territorio y tener en cuenta la participación local.

La inclusión de los municipios, por ejemplo, será clave en el caso de Bogotá y Cundinamarca, donde los más cercanos a la capital aún resienten el hecho de que se haya logrado primero esta unión interdepartamental, que la constitución de una región metropolitana.

En ese sentido, para William Mayork, secretario de Integración Regional de Cundinamarca, la Rape sí ayudará a proyectos de infraestructura entre Bogotá y los municipios de la Sabana como las ocho estaciones del tren ligero, que se espera entre en licitación el próximo año.

Con información: diario El Tiempo.