No hay cama pa’ tanta gente en el Senado

Congresistas de Tolima

Varios candidatos tolimenses se pelean por llegar al legislativo en 2018.

De manera paulatina se han dejado ver los dirigentes y actuales congresistas que bien quieren repetir en el Senado, o dar el salto desde la Cámara de Representantes.

Ejemplo de ello, el congresista del Centro Democrático Pierre García, quien recoge firmas en contra el plebiscito por la paz, pero de manera disimulada viene promocionando su campaña al Senado en los diferentes municipios.

García, debe aspirar, sí o sí, al estar inhabilitado para seguir en la Cámara, ya que su tío, Jorge García, oficia como alcalde de Icononzo, hasta el año 2019.

Similar situación le ocurre al representante conservador Miguel Barreto, quien busca curul en el Senado, ya que se inhabilitaría en el próximo periodo legislativo en la Cámara por tener a su primo, Óscar Barreto, en la Gobernación del Tolima.

Otro que dará el salto de la Cámara al Senado será el representante del Partido de la U, Carlos Edward Osorio, uno de los más votados en los comicios de 2014. Su lugar, no se sabe por quién sería ocupado, ya que el candidato que sonaba, el exalcalde de Ibagué Jorge Tulio Rodríguez, fue salpicado en el escándalo de corrupción de los Juegos Nacionales.

Se dice que un plan B de este movimiento estaría en el diputado Harold Urrea.

Además, se da por descontado que la actual senadora, Rosmery Martínez (Cambio Radical), aspira a seguir ocupando sus curules en el Congreso. En el caso de Guillermo Santos, impulsa la campaña de la empresaria Olga Beatriz González.

La pregunta es, ¿de dónde saldrán votos para tantos aspirantes? Mínimo una elección a Senado se debe asegurar con 30 mil votos en Tolima, y más de 10 mil en el resto de la circunscripción nacional.

Eso sin contar con los senadores ‘foráneos’ que pescan votos en la región, y no regresan sino cada cuatrienio en época electoral a repetir la fórmula para seducir a incautos, menguando las posibilidades de quienes juegan de local.

Casos como el de Samy Merheg o Hernán Andrade, ejemplarizan lo anterior. El primero se ‘llevó’ del Tolima en 2014 11.151 votos; mientras que el senador huilense obtuvo en la región 10.437 sufragios, sin que se haya visto la contraprestación dejada a la región por tan elevado caudal de electores.

Otros que sacan votos del Tolima y sin traer nada a cambio: Jorge Eduardo Géchem, 7.700 sufragios en 2014; y Efraín Cepeda, del conservatismo, obtuvo 6.319 votos.

Y aunque el potencial electoral del Tolima, a la fecha es de 1.036.140 votantes registrados, no hay que olvidar que las cifras de abstencionismo bordean el 50 por ciento, lo que complica aún más el panorama a la hora de hacer cábalas y buscar cautivar al electorado.

Por ello, las maquinarias políticas trabajan desde ya para captar adeptos, asegurar alianzas y poder lograr el tan codiciado cupo en el Senado. Habrá que ver si el cuadro de electos se renueva o si los que ya están consiguen retener la curul.

Deja un comentario