Ibagué, ¿el último refugio del petrismo?

Gustavo Petro visitando al alcalde Jaramillo. Foto. tomada de Facebook.

No se sabe hasta qué punto la ciudad será clave en la campaña presidencial.

Esto porque decenas de contratistas del Distrito aterrizaron en la ciudad, de la mano del alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, y podrían retribuir el favor al ayudar con votos a la campaña de Petro.

El mismo Jaramillo le debe gratitud al exalcalde de Bogotá ya que lo mantuvo en las secretarías de Salud y de Gobierno de la capital del país. Idéntica situación ocurre con el actual secretario de Gobierno Hugo Ernesto Zárrate, quien también disfrutó de las mieles de la burocracia en Bogotá.

Otro petrista y recién matriculado en el movimiento Progresistas: Marco Emilio Hincapié, quien ocupó en el Distrito la gerencia de la Lotería de Bogotá. Este dirigente, ha mutado del más rancio liberalismo (santofimismo, serpismo), para enarbolar ahora la bandera del progresismo, todo por cuenta de su eterna aspiración a la Alcaldía de Ibagué.

No hay que olvidar, que incluso en la ciudad de Bogotá, la aceptación de Gustavo Petro viene a la baja, y solo alcanzó a poner un concejal (Hollman Morris). De hecho, el año pasado el mismo exalcalde de quejaba dela baja asistencia de público a sus reuniones convocadas en el Distrito.

Pero un fenómeno distinto ocurre en las encuestas donde Petro viene liderando la intención de voto, muy cerca del candidato Germán Vargas Lleras.

Quizá con el músculo financiero y los contratistas se pueda ayudar a la campaña de Petro y aún más a algún candidato al Senado de Progresistas y a la Cámara de Gonzalo Parra, candidato del alcalde.

Pero después de marzo de 2018, y de la primera vuelta presidencial, habrá que volver a barajar y ver cómo quedan situadas las fuerzas y si Petro alcanza la segunda vuelta.

Además, será el tercer año de mandato del alcalde Jaramillo y de su gestión dependerá si alcanza a colocar congresista de su cuerda, y de ñapa, un sucesor de su propio movimiento en los comicios regionales de 2019.

Deja un comentario