Ibal dice que dejará hasta dos días sin servicio a usuarios morosos

PAS Ibal/ Fotografía: Ibal

Últimas disposiciones de la entidad causan molestia en los usuarios.

La Empresa de Acueducto y Alcantarillado Ibal, ha anunciado que realizará suspensiones si el usuario no cancela a tiempo la factura del servicio y su posterior restablecimiento se llevará a cabo de 24 a 48 horas, es decir usted podrá quedar sin el líquido vital hasta dos días aún habiendo pagado.

Lo que dice el Ibal

El usuario puede pagar en cualquiera de los puntos autorizados hasta tres días después de la fecha de vencimiento. Después de  ese término deben acudir a los puntos PAS de la calle 39 con carrera Quinta o avenida 15  6-35.

Pero, si el Ibal efectúa el corte y/o suspensión, se debe cancelar el valor de la factura  total.  Una vez se pague este valor deben esperar entre 24 y 48 horas para la reconexión del servicio. 

En tanto que los costos por suspensión y reconexión que aproximadamente son 16 mil pesos,  se deberán pagar en la próxima factura. “El usuario puede pagar el valor total de la deuda o puede hacer un acuerdo de pago”, aseguró el gerente del Ibal, José Alberto Girón Rojas.

Según Girón Rojas, la Ley 142 faculta a las empresas a determinar sus  plazos de corte. “El artículo 40 de  la Ley 142 indica que el incumplimiento del contrato por parte del suscriptos da lugar a la suspensión del servicio”. Además esta Ley señala que el término para el corte no debe  exceder los dos periodos de facturación.

Y agregó: “Es decir que no pagar a tiempo la factura es una causal de incumplimiento y el Ibal tiene la potestad de cortar el servicio después de uno, dos o cinco días de la fecha de suspensión”.

Ofrecen acuerdos de pago

Para hacer un acuerdo de pago, el Ibal informó que el suscriptor del servicio Ibal o propietario del predio debe asistir al  punto de atención de la calle 39 con carrera Quinta. Si el usuario no puede ir, debe autorizar a alguien por medio de  una carta. Además debe presentar una copia de la cédula de ciudadanía.

Para el  uso residencial de cualquier estrato la cuota inicial es del 10%, mientras que para los sectores: comercial y/o industrial es el 20%. En ambos casos el saldo restante  se puede diferir hasta a 60 meses, dependiendo de la cuantía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *