Impuestos de los comerciantes destinados a pagar indemnizaciones en la Cámara de Comercio

Cámara de Comercio de Ibagué

La Cámara de Comercio de Ibagué inició su temporada del año… La campaña de Renovación de Matrícula Mercantil esperando recaudar los recursos suficientes para cumplir las metas propias y las que le debe rendir a la Superintendencia.

Nueve meses “trabajando” para que nosotros los comerciantes paguemos antes del 31 de marzo, nuestra obligación con el Estado y que gracias a ese mismo Estado, ellos se encargan de recaudar, administrar y aprovechar para su beneficio particular. Hablo de su beneficio particular porque yo como muchos y somos muchos los comerciantes nunca hemos visto beneficio alguno por el pago de este impuesto…

Todo lo contrario, los dineros de la recaudación de nuestros impuestos se están destinando en el pago de las indemnizaciones a los empleados que despiden sin justa causa; al parecer más de 10 personas fueron removidas de sus cargos el año anterior, muchas de ellas sin justa causa lo que las hace acreedoras del pago de indemnizaciones, sumas que alcanzan hasta los seis millones de pesos; o en otros casos las cifras van hasta 10 millones de pesos, dineros que salen de las arcas de la CCI, pero que provienen de los pequeños empresarios como yo, o como usted, que al no ser parte de las grandes empresas o de negocios específicos somos excluidos por la entidad en sus “campañas de apoyo” pero que a la hora de llegar el mes de enero, sí somos tenidos en cuenta para el pago del impuesto.

Lo más grave es que los despidos no terminan pues finalizando el año 2016 se conoció el presunto caso de la abogada Ángela Ríos quien fuera despedida al parecer sin justa causa, no se sabe con certeza si tuvo que ser indemnizada por tal hecho y como determina la ley. Lo cierto es que a futuro la CCI podría enfrentar demandas por esta situación por parte de los afectados como la doctora Ríos y estaría en todo su derecho, obligando así a la entidad a pagar dineros de nuestros impuestos, y el caso más reciente es en el mes de enero del año en curso con la salida del abogado Carlos Ávila desconociendo las razones de esta salida que de ser sin justa causa significaría otra indemnización.

Es muy curioso que estos despidos se hagan con la excusa de una reestructuración en la entidad, pero pasados los días o los meses nada han cambiado en la estructura lo que deja entre ver que los despidos pueden obedecer a otras variables…

1. Podría ser para que otra persona recomendada haciendo uso del clientelismo en su máxima expresión llegue a ocupar el nuevo cargo.

2. Las metas propuestas por la Cámara de Comercio de Ibagué no se han cumplido por tal razón la mejor excusa que tiene su Director Ejecutivo, Luis Alfredo Huertas Pontón, es despedir personal sin importar que tenga que pagar indemnizaciones, al fin y al cabo los impuestos los pagamos nosotros los comerciantes no él con su sueldo que sobrepasa los cinco millones y que también es producto del dinero que pagamos nosotros los pequeños empresarios., Además, que si vienen demandas, los fallos saldrán cuando el (director ejecutivo) ya no esté en su cargo.

3. Las personas despedidas no hacen parte del comité de aplausos o, no hacen parte de la cadena burocrática, cuota política o circulo clientelista para mantenerse en el cargo por lo cual son víctimas de persecución por parte de control interno u otras dependencias, con intenciones de buscarle “la caída” teniendo finalmente una excusa para el despido, o simplemente “reestructuracion y/o despido sin justa causa = pago de indemnizacion”.

Julián Betancourt

Julián Betancourt

Las anteriores son hipótesis muy posibles y probables que saltan ante los argumentos flojos que buscan explicar estos despidos; el segundo punto se podría refutar pues no todos los que no cumplieron las metas propuestas fueron despedidos, un ejemplo de ello es la Dirección Comercial y Mercadeo que hizo parte del equipo de ensueño presentado con bombos y platillos el año anterior y que al parecer no cumplió las metas propuestas y hasta el momento su director (a) no ha sido despedido (a), será esperar los próximos días.

Pero esto no es algo nuevo, es una situación que viene sucediendo en la Cámara de Comercio de Ibagué mucho tiempo atrás, prueba de ello es el sonado caso en medios de comunicación en el mes de octubre de 2015 de Sandra Ligia Pinzón, quien fuera despedida después de trabajar un largo tiempo en la entidad, y lo cual conllevó al pago de una importante indemnización. Se dijo también que la salida obedeció presuntamente a “la mano política de la actual administración municipal” situación que posteriormente fue refutada enfáticamente por el director ejecutivo de la Cámara de Comercio quien manifestó en un medio de comunicación local que: “uno de los requisitos para llegar a la dirección de la entidad era que le garantizaran autonomía”.

Otro de los escándalos que sonó fue la guerra publicitaria entre medios locales por la pauta de la entidad que involucro a integrantes de la Junta directiva y sacó a flote un contrato de pauta casi con presunta exclusividad a un solo medio local, que de ser cierto argumenta aún más la existencia de clientelismo al interior de la Cámara de Comercio de Ibagué y dejaría de un lado la supuesta “autonomía” que tiene el señor Huertas Pontón como Director Ejecutivo de la CCI.

Lo único cierto es que a la fecha los impuestos de los comerciantes siguen pagando sumas importantes en indemnizaciones, pues los despidos continúan bajo el mismo “modus operandi” sin que nadie diga nada; situación que resulta ser indignante pues como se indicó al inicio de este texto estamos comenzando año y se viene el pago del impuesto a la Cámara de Comercio de Ibagué, quien ya inicio su campaña para captar dinero.

De hecho y como hemos percibido la mayoría de los comerciantes, la gestión de esta administración que llegó con tantos bombos y platillos, no ha sido ni medianamente lo esperado: se siguen apoyando los mismos empresarios, los mismos sectores y las mismas personas de todos los años… porque sectores como el de ventas y servicios (almacenes, cafeterías bares, tiendas, peluquerías) que representamos más del 80 % de la recaudación de los impuestos en número no hemos recibido nadaaaa…

Por: Julián Enrique Betancourt Nieto
Comerciante –Estudiante Ciencia Política Universidad del Tolima

Deja un comentario