Incierto destino de bienes en escándalo judicial

palacio

Palacio de Justicia de Ibagué

Del robo de más de seis mil millones de pesos en títulos, solo quedan para reparación, dos apartamentos y un vehículo, administrados de manera curiosa.

Jaime García Táutiva quien ejerció como jefe de la oficina de títulos judiciales, de donde desaparecieron más de seis mil millones de pesos, purgó condena de 17 años y cuatro meses que se le impuso, como autor de los delitos de peculado por apropiación y falsedad en documento.

En otro proceso diferente, al contador público caído en desgracia se le investiga por la malversación de 600 millones de pesos del presupuesto de la Rama Judicial tolimense. Los títulos, destinados en procesos de alimentos y otros rubros, fueron cobrados paulatinamente por calanchines o testaferros de Jaime García, quien era profesional en Contaduría Pública.

De todo el dinero que logró esquilmar García Táutiva, solo se pudo recuperar un vehículo Hiunday de placa IBV 348, y dos apartamentos en los edificios Portal de los Tunjos y Millenium de Ibagué; bienes que aparecían registrados a nombre de la compañera sentimental del polémico funcionario.

Desde el año 2002, esos activos debían haberse rematado para reintegrar los dineros al Estado. Pero según documentos conocidos por A la luz Pública, el vehículo se pudre en el sótano del Palacio de Justicia, mientras que los apartamentos permanecen arrendados, con cánones irrisorios, por lo que la Rama Judicial debe cancelar impuestos, generando otro detrimento patrimonial.

Además, según se denunció, las residencias fueron arrendadas a familiares y allegados de la ex Directora de Administración Judicial Lucy Escárraga Rubio, quien salió pensionada.

Los bienes embargados, están bajo la administración de Nancy Olinda Gastelbondo de la Vega, jefe del Grupo Coactivo, quien no ha realizado una labor diligente en este sentido

Jaime García purgó condena, pero por trabajo y estudio, salió el año pasado del penal de Picaleña, donde estuvo confinado. Se rumora que el grueso de su fortuna y dinero mal habido fue escondido en cuentas y activos en el exterior.