¿Independiente o empleado?

Alex_Correa

Hace algunos años, caminaba por la ciudad cuando el exconcejal de Ibagué Oscar Berbeo, se ofreció a llevarme en su auto último modelo. Mis sentidos, captaron el olor a cuero nuevo de los bolsillos de los asientos, y además que sobresalían de estos, decenas de hojas de vida, de ilusionados que cifraban en el dirigente de partido Liberal, sus esperanzas de conseguir empleo.

El recuerdo perdido en el inconsciente, quizá sea la mejor manera de sintetizar, el por qué algunos ibaguereños, y ciudadanos de otras latitudes, prefieren como ajustaba Vallejo “vivir colgado a la segura mula del presupuesto”.

En el mismo período de ‘gloria’ de Berbeo, Rubén Darío Rodríguez, exalcalde de Ibagué (2004-2007), anunciaba que en los tres primeros meses de su mandato había recibido 25 mil hojas de vida de postulantes a puestos y contratos.

Y no es solo el sector público. Las nuevas tendencias administrativas y gerenciales, enseñan que ya no se conciben empleados o directivos de veinte o treinta años en las organizaciones. Basta con un corto período (tres o cuatro años), para buscar nuevos rumbos y la exigencia de metas realizables. Gerson Villalba, Revisor Fiscal del Ibal, y quien orientó cátedra en la Universidad Cooperativa, ponía el ejemplo de profesionales que habiendo terminado sus carreras, continuaban trabajando en los mismos puestos de toda la vida, marchitando sus sueños.

Entidades como el Sena y la Cámara de Comercio, vienen trabajando en cambiar el ‘chip’ de las personas, en temas como el emprendimiento, la creación de empresas o los laboratorios productivos. El teletrabajo, una modalidad que ya está reglamentada en Colombia, ocupa en la actualidad a 150 personas en Medellín, que laboran desde sus casas disponiendo del tiempo que dedican a la actividad. Los indicadores muestran  a veces, rendimientos superiores al desempeño de los operarios convencionales. Hasta la web creó ocupaciones y oportunidades impensables en otros tiempos.

Parafraseando a un expresidente de la República “no es darle el pescado a la gente. Es enseñarle a pescar”.

Deja un comentario