Indigencia, indiferencia que indigna

foto2

Cuando era un niño y me portaba mal o no me quería tomar la sopa, me amenazaban con el ‘coco’ o el ‘loco’, esto lo hacían porque uno nunca podía ver el coco, y ver un loco era una novedad.

Ahora son llamados indigentes o habitantes de la calle, ya no es tan novedoso verlos, por lo tanto a las madres solo les quedó el ‘coco’ . Los niños los ven en las calles y durmiendo en los andenes de sus casas. En mi trabajo de taxista nocturno me duele ver la cantidad de gente viviendo en las calles en cantidades alarmantes, durmiendo en los andenes porque en los puentes ya no hay cama pa´tanta gente, como diría el Gran Combo.

Pero lo más doloroso es ver cómo un personaje de estos que por lo regular es joven, busca comida en la basura, se alimenta de desperdicios y se enfrenta en una lucha campal con los perros para ver quién se lleva la mejor parte, afortunadamente en ese momento no han llegado los chulos, porque el duelo sería a otro precio.

Gran parte de la responsabilidad recae en esos personajes macabros que tuvimos en años anteriores, que hicieron de las drogas un emporio económico, que la sociedad nunca pensó en las consecuencias que este flagelo iba a causar en la humanidad y sobre todo en la juventud. Personajes a los cuales se les hacen novelas y películas dejando una sensación en la juventud que ser malo paga y no ser “pilo”, mejor dicho, héroes a seguir.

Triste ver en los parques muchachos consumiendo vicio, iniciando un camino sin regreso, caminando hacia el precipicio en el que los espera un costal y la lucha diaria con un perro por la comida.

Cómo es posible que el Estado no designe parte de los bienes que le quitan a los ‘narcos’ para hacer algo por esta gente, con una pequeña cantidad de esos dineros podrían garantizar la rehabilitación de muchos de estos colombianos.

Soñar no cuesta nada, pero cuando vaya por las calles y vea un habitante de la calle recuerde que un día fue una persona de bien y que pudo tener futuro, pero las drogas lo llevaron donde está, y si usted tiene mascota se dará cuenta que el animalito que tiene en su casa tiene mejor vida que este ser humano.

Por: Juan Carlos Gutiérrez Galindo.

Deja un comentario