Un infiltrado en la justicia

En el Tribunal Superior de Ibagué, sala penal, trabaja un funcionario, que se graduó como abogado en la Universidad de Ibagué, y acaba de hacer una especialización fuera del país. El servidor, se cambió su nombre, y alteró el orden de las letras, para no aparecer como figuraba en la cédula, pero no por fines estéticos o decorativos: hace algunos años fue el cerebro de una millonaria defraudación a la Universidad Cooperativa de Colombia, consistente en la apropiación irregular de dineros de la institución en la capital tolimense. Ese funcionario, y otros, fueron condenados y pagaron tiempo de presidio en la antigua cárcel Distrital. Pero por el paso de los años, ya nadie recuerda, y quizá en el Tribunal no le revisaron bien sus antecedentes judiciales. Claro que con la falsedad de su nombre, donde se juzgan los delitos, se podrían estar cometiendo otros. Al oído de la dirección de administración judicial de Ibagué.

Deja un comentario