Irresponsabilidad o imprudencia sobre ruedas

Juan Carlos Gutiérrez Galindo

Están llenas de buenas intenciones las medidas que ha tomado el alcalde con respecto a los motociclistas.

Al comprar una moto usted es libre de andar en ella a la hora que quiera y con quien quiera; hasta ahí todo muy bien.

Con lo que no contaba nuestro mandatario era con la irresponsabilidad de algunos motociclistas, que utilizan estos aparatos para hacer todo tipo de maniobras que no solo ponen en peligro sus vidas sino la del pobre personaje que se atraviesa en su camino, llámese peatón o algún conductor desprevenido de moto o automóvil, es decir algún usuario de las vías.

No es raro ver en todos los negocios donde venden licor en sus afueras las motos parqueadas de sus clientes, que en ese momento están ingiriendo “agua o gaseosa” en estos sitios, o a lo mejor son conductores elegidos de moto.

Después de las 11 de la noche es un peligro cruzarse con un motociclista, la velocidad que manejan a esta hora es de miedo, sin contar que hay unos personajes que son unos maestros de la acrobacia y hacen circuitos automovilísticos en la ciudad, el que se atraviese “lleva del bulto”. Las acrobacias las hacen a cualquier hora. Usted se para en un semáforo y en su gran mayoría salen en una sola rueda, para mostrar su pericia frente a los demás.

En los retenes la Policía para mensajeros, taxistas y mujeres motociclistas para hacer operativos que nunca dejan nada, o si, un comparendo por un espejo en mal estado y así completar su cuota de comparendos requeridos para que no los saquen de este buen “chicharrón” que significa ser Policía de Tránsito. (Deberían de exigirles una cuota diaria de delincuentes).

Esto sin contar con la imprudencia de los ciclistas y los señores de las patinetas, que andan en horas de la noche sin un chaleco, o algo que los pueda visualizar en la oscuridad, por su propia seguridad. En últimas el del problema no solo es la víctima sino el pobre personaje que no los vio y tuvo el infortunio de encontrarlos en su camino.

En la ciudad hace falta el pico y placa, pero no el que tenemos ahora que es un chiste, hora y medio y de la calle 25 hacia arriba ¿ y los trancones hacia abajo quién los controla?.

Con estas medidas el número de motos se incrementó en la ciudad en una forma alarmante y va a seguir aumentando. Yo creo en la buena fe del alcalde, pero si no toma medidas el tráfico en la ciudad tiende a ser un caos.

Por: Juan Carlos Gutiérrez Galindo.

Deja un comentario