Jaime Yepes: el Gerlein tolimense

Imagen: tomada de Twitter.

Se confirma que el dirigente buscará su quinta reelección en el Congreso.

Esto luego que se ventilara en el mundillo político – administrativo de Ibagué que Jaime Yepes postulará de nuevo su nombre a la Cámara de Representantes, en las elecciones de 2022.

Con ello, Yepes ajustaría cinco periodos en el Legislativo, 20 años calentando silla, con tiempo para pensionarse, incontables recursos económicos y manejando la clientela en Ibagué y el Tolima.

No olvidar que la esposa de Jaime Yepes, Yuli Porras, es la secretaria Administrativa de la Alcaldía de Ibagué, nombrada por Andrés Hurtado. Esta dama, también ejerció como contratista estrella en la Gobernación de Oscar Barreto, en el periodo que finalizó en diciembre.

Justamente por su alianza con la Casa Barreto en el último proceso electoral, Yepes también ha sido recompensado con cuotas, como la gerencia de la Fábrica de Licores, en el mandato de Ricardo Orozco.

Le puede interesar: Esposa de Yepes llega al gobierno Hurtado. 

Yepes ha sonado, no por debates sesudos, ni por control político al Ejecutivo, sino por todo lo contrario. Denuncias grabadas en video mostraban cómo manejaba contratos y puestos en la regional del Bienestar Familiar, hace algunos años.

Uno de sus hijos también aparecía con empresas de suministros médicos a hospitales de municipios donde el político, tenía injerencia, y un evidente favorecimiento y conflicto de intereses.

Y es que en 2014, con toda la mermelada del gobierno Santos, puestos y contratistas, Jaime Yepes puso más de 30 mil votos en su elección a la Cámara, con la maquinaria aceitada con la chequera estatal. Aunque en posteriores procesos electorales su movimiento ha venido menguando su caudal y rótulo de “barón electoral”.

Le puede interesar: Jaime Yepes habría mentido en su hoja de vida.

Y hace poco se denunció que Jaime Yepes también mintió en su hoja de vida al asegurar que era abogado de la Universidad Libre, cuando a duras penas cursó estudios de bachillerato, lo que le permitió alcanzar la Alcaldía de su natal Icononzo, su primera victoria electoral.

Así que si sigue como va, Jaime Yepes habrá igualado, por lo menos en el Tolima, al octogenario Roberto Gerlein, que estuvo 50 años en el Congreso, manejando la manzanilla de puestos, clientela y contratos, y sin que se le recordara por nada distinto a trapisondas, mañas, esquinces a la ley, nepotismo y demás vicios de la vieja clase política que sigue enquistada a lo largo y ancho del país.

*Este es un editorial del director de A la luz Pública.

2 comments

Deja un comentario