Jaque a los bingos

BingosLa Secretaría de Salud de Ibagué los puso en cintura. 

El lucrativo negocio se vio amenazado esta semana, no por la competencia, la devaluación de la moneda o la súbita toma de conciencia de los apostadores sobre los riesgosos de la ludopatía: una visita de la Sanidad local, arrojó resultados peligrosos sobre toxicidad en el ambiente al permitirse fumar en espacios cerrados.

La Secretaría de Salud amenazó con el cierre a bingos como El Dorado, de la carrera Segunda entre calles Doce y Trece de Ibagué, donde la mayoría de clientes espera ganar con un pitillo pegado a la boca.

El juego de bingo en Ibagué ha calado desde su llegada, principalmente en los estratos bajos, pues con pocos pesos y mucha paciencia puede hacerse fortuna en minutos con el golpe de una balota. También conlleva sus riegos y bemoles como el enviciarse al mismo, dejar sin ingresos a la familia y enriquecer a los garitos porque hay que recordar el adagio según el cual “la casa siempre gana”.

Por lo pronto, las casas de bingo para no perder su clientela (adicta al juego o al tabaco), han recomendado a sus leales fumar en la calle. Otras, como el Dorado, anunciaron este viernes que construirán con permiso de la Alcaldía, un área especial para fumadores y así no perder el incontrolable río de recursos que deja la polémica actividad en la capital tolimense.

¿Qué dice la ley? 

Desde el 30 de marzo de 2008, el Ministerio de la Protección Social, expidió la Resolución 1956 que prohibió fumar en lugares y públicos y recintos cerrados en Colombia. En 2009, la prohibición se elevó a la Ley 121, que fue sancionada por el entonces Presidente Álvaro Uribe Vélez.

La norma contempla, que de no apagar los cigarrillos de manera voluntaria, los establecimientos pueden pedir el apoyo de la Policía para sacar a los adictos a la calle.