Jaque mate a Luis H. Rodríguez

La captura del exalcalde de Ibagué es la ‘cereza’ del pastel en la corrupción de los Juegos Nacionales.

Dos años se tardó la Fiscalía para lograr la certeza plena y los elementos de prueba necesarios para lograr la captura del exalcalde de Ibagué, Luis H. Rodríguez quien fue aprehendido en la mañana de este jueves en el sector de Chicoral, donde el exmandatario posee una finca de veraneo.

Tras 24 meses de la destrucción de los escenarios antiguos y el robo del dinero en sobornos y coimas para los nuevos, la coartada que todo sucedió a espaldas del mandatario se cayó de su peso.

La tesis que Orlando Arciniegas. Carlos Ángel u Oswaldo Mestre actuaron sin conocimiento de Luis H. seguramente será rebatida por la Fiscalía con los elementos probatorios que hará valer ante los jueces de garantías y ante los de conocimiento donde se adelante el juicio de la causa.

Recordemos que testigos de la Fiscalía como Amaury Elías Blanquicet hablaron que de las coimas de los Juegos se destinaría el 20 % para Luis H. amén de otras probanzas que debe tener el ente investigador para procesarlo en el marco de la debacle de los escenarios fallidos para las justas naciones del 2015.

Luis H. Rodríguez había mantenido una actitud descarada y cínica al término de su mandato, asegurando que estaba sin un peso, vendiendo huevos, o solicitando la caridad de amigos para que le prestaran dinero a fin de pagar sanciones como la que le impuso la Contraloría de Ibagué.

Lo cierto es que su gobierno estuvo rodeado de lunares de corrupción, de malos manejos, de entrega politiquera de secretarías e institutos, hechos que se deben investigar y castigar con ejemplaridad.

Ahora, se espera su procesamiento ante un juez, su confinamiento en prisión, y respetando el debido proceso, una fuerte condena que mande el mensaje de cero tolerancia con la corrupción de cuello blanco en Ibagué, el Tolima y Colombia.

Su caída, es un ejemplo claro de lo que no se debe hacer en política, en la administración pública. No todo vale a la hora de acceder a los cargos de elección y enriquecerse de la noche a la mañana, con un afán desmedido de lucro.

Deja un comentario