Jaque a testigos de la parapolítica en Tolima

Desmovilización del Bloque Tolima. Foto: El Nuevo Día.

Desmovilización del Bloque Tolima. Foto: El Nuevo Día.

El Juez Quinto Penal del Circuito de Ibagué los sentenció a la pena de diez años de prisión por tratar de extorsionar a Freddy Humberto Pérez.

Se trata de Edwin Hernando Carvajal Rodas, alias ‘Caresapo’; Adonaí Marín Castro o ‘Cucarrón’; Jhon Fredy Rubio Sierra o ‘Mono Miguel’, Carlos Orlando Lasso Urbano, alias ‘Mauricio’ o ‘El Zarco’; Jhon Jairo Silva, alias ‘El Soldado’, y Roosevelt Castro; acusados de extorsionar a Freddy Humberto Pérez, exsecretario de Desarrollo Físico en la Gobernación, precandidato a la Alcaldía de Ibagué por el partido Liberal, y recientemente candidato a la Cámara por el partido Alianza Verde – Progresistas.

La génesis de este proceso, arrancó con unas llamadas que le hicieron los exparamilitares a Pérez, donde al parecer le pedían mil millones de pesos para no involucrarlo en la parapolítica.

El fiscal tercero especializado adscrito a los grupos Gaula de la Policía y el Ejército, reveló la interceptación de una llamada efectuada desde el penal de Picaleña, al teléfono celular de Freddy Humberto Pérez.

En el audio conversan Freddy Pérez y Jhon Fredy Rubio Sierra, alias ‘Mono Miguel’, cuando de pronto el ex paramilitar afirma que se acuerde cuando Guillermo Alfonso Jaramillo, gobernador del Tolima en el período 2001 –2003, realizó una gestión para evitar una incursión del Bloque Tolima al municipio de Roncesvalles.

Según el Mono Miguel, para que los ilegales no se tomaran a Ronces, el exgobernador Jaramillo Martínez envió una considerable suma de dinero al Bloque Tolima con Jaime Yepes Martínez actual representante a la Cámara por el Partido de la U. El Mono dijo que la reunión con los paras y la entrega del efectivo se llevó a cabo en la hacienda Chihuahua de San Luis, un antiguo fortín y base permanente de las autodefensas.

Mono Miguel también le dijo a Freddy Humberto Pérez que se acordara cuando en el sector de Puente Alegre en el municipio de Valle de San Juan, el exfuncionario público se había encontrado con el comandante ‘Jerónimo’ de las Auc. Fredy Pérez replica en la cinta, que efectivamente se topó con este cabecilla, pero en un retén ilegal que habían montado las Auc y que le dijo no estar de acuerdo con las acciones de las Auc. Fredy Pérez aduce en la grabación que por eso no volvió a Valle de San Juan, donde viven sus padres.

Freddy Pérez.

Freddy Pérez.

La Fiscalía reveló que primero la supuesta extorsión donde estaba siendo víctima Freddy Pérez, se empezó a fraguar con una visita que hizo a los padres del ex funcionario el señor Roosevelt Castro, quien les dijo que evitaran que su hijo se fuera a la cárcel por la parapolítica.

Luego, este proceso se usó para desacreditar a los testigos de la parapolítica, lo que en un principio fue catalogado como un montaje, por parte de la Corte Suprema de Justicia, al momento de condenar al fallecido exsenador Luis Humberto Gómez Gallo.

Con la condena, los exparas también pierden los beneficios de justicia y paz, pues habrían seguido delinquiendo luego de su desmovilización en el año 2005.

Parapolítica de alcaldes no fue la misma de los congresistas

El fenómeno de la parapolítica, ventilado en 2007 en el Tolima, tuvo varios matices y hechos, que conviene analizar. Uno de ellos, los vínculos probados que sostuvieron los alcaldes de varios municipios: Efraín Ricardo Acosta (San Luis), Gonzalo García Angarita (Valle de San Juan), Gustavo Vásquez (Guamo); quienes apoyaron con recursos a los paras, o por lo menos no los denunciaron abiertamente, y les permitieron operar con cierta autonomía en sus poblaciones. Todos ellos fueron condenados por los jueces, sin reparo alguno a estas decisiones.

Pero una mirada distinta debe darse a la parapolítica endilgada a los congresistas, y que permitió la condena de dirigentes locales como Luis Humberto Gómez Gallo o Javier Ramiro Devia. Casi con los mismos testigos y similares hechos, la Corte Suprema de Justicia absolvió o archivó los procesos de Carlos García, Pompilio Avendaño, Jaime Yepes, y Emilio Martínez.

En el caso de Gómez Gallo, se le elevaron cargos adicionales por presuntos nexos con el narcotraficante alias el ‘Socio’, mismos que la Corte fundó en las declaraciones de Robinson Guilombo, quien aparecía condenado por Falso Testimonio, en un proceso por homicidio. La Corte dijo al respecto, que el falso testimonio había sido en otro proceso, y no en el de Gómez Gallo, donde sí se le concedió plena credibilidad.