A Jaramillo no le llegará la Procuraduría: Emilio se la ataja

Imagen: tomada de Twitter.

Investigaciones contra el alcalde de Ibagué no producirán resultados.

Esto, luego del ruido que hiciera la indagación que adelanta el Ministerio Público contra Guillermo Alfonso Jaramillo y Alberto Girón, por la adición de recursos para obras del acueducto complementario.

Así mismo poco podría esperarse de las denuncias recientes y que seguramente vendrán en la campaña política, del favorecimiento de la administración municipal hacia su candidato, el exgerente del Ibal José Alberto Girón, y quien según se ha señalado, sigue manejando debajo de la mesa las decisiones del instituto de acueducto y alcantarillado, así como en otras dependencias del gobierno local como si todavía ostentara funciones públicas.

Para conocedores de la filigrana política es claro que la Procuraduría no llegará a producir decisiones de fondo contra el alcalde, esto porque uno de sus aliados, desde 2015 (o mucho antes) y a lo largo de todo el mandato, ha sido el coordinador de Cambio Radical en el Tolima, Emilio Martínez Rosales, quien en contraprestación ha gozado de puestos y burocracia (inundó a Ibagué con contratistas de Espinal) en la administración “con todo el corazón”.

Para la muestra un botón: el alcabalero secretario de Hacienda, Juan Vicente Espinosa, quien ha salido a decir que los ibaguereños son “miserables” y “mezquinos” porque supuestamente no les gusta pagar impuestos.

Le puede interesar: La última fiesta de Emilio.

Recuérdese la última fiesta de cumpleaños de Emilio en 2018, en Espinal, donde el propio procurador general, Fernando Carrillo, llegó a agasajar a su viejo camarada. Y es que Martínez y Carrillo mantienen amistad y cercanía política desde hace casi 30 años. Ambos tienen raíces en el partido Liberal, donde se asegura que milita el procurador Carrillo.

Imagen: archivo particular.

Así las cosas quienes esperan decisiones de la Procuraduría en torno a la Alcaldía de Ibagué pueden dedicar su tiempo y sus denuncias hacia otros temas más fructíferos.

Le puede interesar: Emilismo de capa caída.

Además, Emilio Martínez estaría más ‘empeñado’ con Jaramillo ya que debe apoyar las aspiraciones de Alberto Girón, eso sí, con el recibo de más puestos y burocracia, porque gratis no se obtiene un endoso de votos como el que esperan el alcalde y el exgerente del Ibal. Lo malo es que Emilio anda a la baja y en la última elección sacó pocos votos en la ciudad para la curul de su hermana en el Senado, que terminó perdiendo.

Y la ñapa: la semana anterior le nombraron a Emilio dos cuotas de importancia en la Alcaldía de Jaramillo. Una es la secretaria de toda la vida en la cartera de Ambiente; y su propio primo, quien llegó a una dirección en la administración de Guillermo Alfonso.

Le puede interesar: Más burocracia para Emilio. 

No hay que olvidar la ‘amnesia’ del organismo de control en temas como los Juegos Nacionales 2015; o la laxa sanción de nueve meses impuesta a los concejales de Ibagué por amañar la elección del excontralor Ramiro Sánchez (milita en Cambio Radical), ¡a quien la misma Procuraduría terminó absolviendo en un irónico giro del destino y de tamaña interpretación jurídica!

Por ello, hay abogados y sectores de opinión en Ibagué que están pidiendo al procurador Carrillo que active un control preferente y remita las investigaciones de la Procuraduría de Ibagué, para la sede central de Bogotá, y así entregar garantías procesales a las partes y a la ciudadanía en general. Esperemos estar equivocados y seguir confiando en la buena fe de los organismos de control.

Deja un comentario