La fami-empresa electoral de Guillermo Santos

Guillermo y Fabián Santos. Imágenes: tomadas de Facebook.

Su hijo se lanza a la Asamblea. Su cuñado es concejal de Ibagué.

Sorpresa causó el anunció de la posible nominación de Fabián Santos, hijo del exsenador liberal Guillermo Santos Marín, en un renglón de la lista a la Asamblea para las elecciones de octubre.

Lo que se sabe de Fabián Santos es que ha ocupado puestos públicos en entidades del orden nacional, seguramente por recomendación y lobby de su progenitor. También se habla que sería el heredero político de Santos tras la enfermedad del dirigente que lo alejó a la fuerza de la actividad proselitista.

La ironía es que en el partido Liberal, desde siempre y ahora, no se busca la renovación de cuadros y siempre suenan los mismos nombres para cargos, secretarías y renglones de elección popular, sin dar espacio a la renovación o a los cientos de profesionales jóvenes que cada semestre se egresan de las universidades locales.

Por ello, y por no estar de acuerdo con las directrices de quienes mandan en la colectividad, es que se han retirado dirigentes con votos y trabajo como Emiro Murillo, José Soto, entre otros.

Santos y su cuñado, Oswaldo Rubio.

Y para rematar: el cuñado de Guillermo Santos, Oswaldo Rubio, estrenó su ingreso en la política votando por el inhabilitado excontralor de Ibagué, Ramiro Sánchez, y hoy permanece suspendido y desprestigiado, al igual que otros 14 ‘honorables’ concejales de Ibagué.

Le puede interesar: Así opera un concejal.

Con críticas o cuestionamientos, Guillermo Santos construyó un nombre relativamente decente en la política tras estar varios periodos en la Cámara y en el Senado, y al pasar al retiro debería mantener incólume su nombre y procederes y quedar como un patricio liberal, un referente, como por ejemplo podría serlo en estos tiempos el exgobernador Luis Carlos Delgado Peñón.

Santos no debería caer en el manzanillismo ni en las viejas prácticas de toda la vida de los viejos gamonales, en franco declive, en la política tolimense.

Deja un comentario