La gran maestra

Imagen: suministrada.

—¡Han llegado las flores doña Olga!
Olguita se acerca y luego la escucho decir:

—¡Ay! ¡Son rosas rojas! Las preferidas de mamá.

Olguita toma las rosas y hace con ellas una obra de arte que se mezcla con la decoración de la casa. Sonríe, y su sonrisa alcanza para llenar cada rincón de la ciudad de los puentes. Sonríe, y enternece el corazón del forastero. Sonríe tiernamente y en su rostro se refleja el significado de la palabra felicidad.

En 1929 Purificación Tolima vio nacer a doña Olga García de Silva, Olguita como se le conoce cariñosamente. No obstante, la historia de doña Olguita no se escribiría precisamente en Purificación, no. Seria Honda Tolima la que tuviera la oportunidad de conocer y adoptar a uno de los personajes más emblemáticos de este lugar.

Doña Olguita, hija del médico Arturo García Y P, y Encarnación Betancourt Grimaldo, terminó sus estudios de Normalista Superior en la Normal Superior de Ibagué en 1948 e inició su carrera profesional como docente de la Normal de Villa Hermosa en 1949. Un año después fue rectora del colegio Clemencia Caicedo y Vélez de Purificación. Tiempo después trabajó como profesora fundadora del colegio Santa Teresa de Jesús de Ibagué. De ahí trabajó como profesora de primaria en la Normal Antonio Santos de Puente Nacional en Santander. Años más tarde trabajó en el Conservatorio del Tolima y en 1965 llegó a trabajar como profesora en el colegio Nacional Femenino, del que fuera tiempo después la rectora y creadora de la sede nueva del colegio en la ciudad de los puentes. Para 1999 fundó el colegio Técnico Bilingüe en donde laboró por más de 18 años.

Doña Olguita dedicó y dedica su vida por Honda y sus hondanos. Dentro de sus logros está el haber entregado 65 promociones en la ciudad de Honda; a esto se suma que ha recibido reconocimientos como: Mejor Servidora Pública en 1994, la orden Policarpa Salavarrieta, fue seleccionada para representar el departamento del Tolima en el IX premio a la Mujer Cafam, recibió además el homenaje a sus 64 años de docencia por parte de las directivas del Colegio Técnico Bilingüe y la Universidad Coreducación de Honda Tolima, así como dos Paul Harris, máximo reconocimiento del club rotario. Finalmente, en el 2013, el Concejo Municipal de Honda la condecoró con la medalla Alfonso López Pumarejo. En la actualidad sigue trabajando con el Club de Rotarios de Honda Tolima el cual realiza todo tipo de obras en beneficio de la comunidad.

Conocí a doña Olguita por pura casualidad, tuve la oportunidad de escuchar las historias de su familia, sus viajes, su trabajo, sus amigos, su vida. Es una persona maravillosa quien, con su sonrisa y ternura de madre, logra que todos los que la hemos conocido nos sintamos como sus hijos. Así ha sido siempre y así es como la recuerdan las más de tres generaciones que pasaron por sus manos.

Hoy doña Olguita cumple 90 años y quiero hacerle este pequeño homenaje porque realmente se lo merece. Olguita es un patrimonio histórico de Honda Tolima, es una madre abnegada, una maravillosa abuela, una amiga insuperable, una servidora pública como ninguna y, sobre todo, doña Olga García de Silva es: La gran maestra.

Por: Luis Carlos Rojas García, escritor.

Deja un comentario