La historia de una ibaguereña que ganó la custodia de su hija a abogado argentino

Ivette Johanna Nieto Foto: Noticias RCN.

La justicia falló a favor de la tolimense.

La custodia de una niña de cuatro años llevó a una batalla jurídica de años entre la ibaguereña Ivette Johanna Nieto Suárez y el abogado argentino Marcelo Javier Losice.

La disputa llegó a su final con la decisión de la Sala Civil Familia del Tribunal Superior de Ibagué que confirmó una sentencia emitida en septiembre del año pasado por el Juzgado Cuarto de Familia, la cual había otorgado la custodia de la menor a su madre residenciada en Ibagué.

El fallo definió que la niña debe quedarse en Ibagué junto a su madre.

La decisión final se tomó tras un estudio de los forenses y sicólogos clínicos que intervinieron en el proceso ya que el padre pedía el retorno de la niña a Argentina, donde él vive.

“Gracias a Dios, el Tribunal Superior de Ibagué falló en derecho ratificando que la niña debe vivir conmigo”, dijo Ivette Johanna.

El caso llegó a la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia que el mes pasado dejó sin efectos una primera sentencia de la Sala Civil Familia del Tribunal Superior de Ibagué, que había ordenado la restitución internacional de la menor a Argentina.

La Corte amparó el derecho al debido proceso tras una acción de tutela presentada por Ivette Johanna Nieto Suárez, la madre de la menor.

La historia de este caso comenzó en 2006 en Ibagué, donde Marcelo e Ivette, una bacterióloga de 42 años, iniciaron una relación sentimental que continuaron en la ciudad de Quilmes, en Argentina, lugar de origen del abogado.

Seis años después la relación dio como fruto el nacimiento en Argentina de la pequeña Valentina, pero luego el amor desapareció en medio de discusiones. El abogado de 51 años se fue a vivir con su madre y ella se quedó en el apartamento con Valentina y María Camila, una hija de su primer matrimonio.

En enero de 2015 Marcelo le concedió a Ivette un permiso para visitar a su familia en Colombia con su hija y las dos viajaron el 23 de enero. Luego la bacterióloga le comunicó que no volvería a ese país pues estaba cansada de las humillaciones y del maltrato físico y sicológico.

Mientras Losice iniciaba un proceso de restitución de menores para que la niña fuera reintegrada a su país de origen, Ivette comenzó un proceso de custodia ante el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, pero como no conciliaron, el Juzgado Cuarto de Familia de Ibagué le otorgó a la madre la custodia de la menor.

“La custodia me la otorgaron después de demostrar, por medio de psicólogos del Bienestar Familiar, que la niña tenía secuelas de violencia intrafamiliar”, dijo en su momento Ivette Johanna Nieto Suárez.

El padre apeló ese fallo ante el Tribunal Superior de Ibagué y este despacho ordenó, el 10 de marzo pasado, el regreso de la niña a Argentina, pero Ivette no se dio por vencida y presentó una tutela ante la Corte Suprema de Justicia por violación al debido proceso, la cual fue fallada a su favor.

Deja un comentario