La historia del águila abandonada a la que un niño le salvó la vida en Ataco

Imagen: suministrada.

El animal fue rescatado y se encuentra al cuidado de Cortolima.

Un niño de la vereda Mesa de Pole, en el municipio de Ataco, sur del Tolima, le salvó la vida a un águila crestada (Spizaetus isidori) que encontró abandonada en una zona montañosa cerca de su casa, a la que inescrupulosos le cortaron su plumaje para impedir que volara por lo que se cree que era sometida a domesticación.

El animal, considerado como una de las aves depredadoras más grandes del país, también presentaba dificultades en uno de sus ojos que le reducen ostensiblemente su capacidad de visión.

La sorpresa para el niño, hijo del campesino Simón Rayo, fue enorme al toparse en la montaña con este animal emplumado y como lo vio en mal estado corrió a su casa para enterar a sus padres, a quienes les dijo que «es un animal grande al que todos debemos salvar».

La familia Rayo buscó la colaboración de otros campesinos pero no compartieron las opiniones de algunos que hablaron de eliminarlo.

«Algunos señalaron que había que matarlo porque supuestamente ese animal devora hasta gente», afirmó el campesino Simón Rayo quien, cuando regresó con su hijo al sitio, se dio cuenta que no se trataba de una especie extraña a la que había que desaparecer.

«Es un águila, pero la verdad es que de esas no las habíamos visto en esta región», explicó Simón Rayo, y él entendió que, «si llegó a la finca utilizando sus patas, es porque necesitaba de una mano amiga».

«Es muy grande, y con mi familia nos alegró mucho salvarle la vida», dijo.

La familia Rayo llamó a la Alcaldía de Ataco, donde se pusieron en contacto con los profesionales de la Corporación Autónoma Regional del Tolima (Cortolima) que de inmediato atendieron el caso.

Diego Castro, veterinario de Cortolima, quien viajó hasta Ataco, municipio ubicado a cuatro horas en carro de Ibagué, afirmó que se trata de un águila juvenil, especie que escasea en Suramérica y está en peligro de extinción.

“Cuando realizamos la valoración se evidenció que presenta cortes en sus plumas primarias, un daño en el ojo izquierdo y, al parecer, está domesticada ya que es dócil y no presenta comportamiento defensivo”, señaló el veterinario, quien dijo que su edad está entre uno y dos años, con peso de dos kilos.

El animal fue trasladado al Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre de Cortolima, en Ibagué, donde es sometida a exámenes clínicos y biológicos que tienen como finalidad determinar el mejor proceso para su recuperación y futura liberación.

Simón Rayo señaló que se trata «de un animal muy bonito que nos visitó, pero lo triste es que puede que no lo volvamos a ver».

«Mi invitación a todos es que no matemos a ningún animal, ni los capturemos, lo que se debe hacer es darles ayuda cuando los veamos en dificultades», dijo el campesino.

Deja un comentario