‘La naturaleza estaba desnuda, también yo lo estaba’

Walt Whitman

Walt Whitman

(En Specimen Days, 1882 – W. Whitman)

Hacia 1998 en este Ibagué, en la ausente Tienda de Nelson,  calle 12 con 5ª, ‘pequeño templo’ erigido sobre la honesta auto-adulación, imaginario e inmisericorde paredón, donde por igual terminaban insanos textos o diatribas intelectuales de ignotos literatos, de abollados profesores, de circunspectos doctores, de epulones jueces y de cuando en siempre, de incrédulos periodistas, seducidos al garete del entrañable humor y la honda sapiencia literaria de Hugo Ruíz Rojas, se supo públicamente (en al auditorio de sus cuatro mesas), por primera vez, de las fotos desnudas del poeta, periodista, enfermero, editor, tipógrafo, escritor y repartidor de su “The Long Islander”:  Walt Whitman (Nueva York, 1819 – New Jersey, 1892).

Puesta en duda en 1994 por Ed Folsom (para ser honesto, por el mismo Hugo), editor del archivo de Walt Whitman (www.whitmanarchive.org), la foto grupal corresponde a la serie “Desnudos” del fotógrafo y pintor Thomas Eakins, íntimo amigo del viejo hermoso poeta que supo mostrar, antes que Dylan, la adolescencia poética de los nacientes Estados Unidos de América.

Tanto Whitman como Eakins, hicieron del desnudo masculino, la gloria poética que representó a la palabra (Hojas de Hierba) y al pincel (Los Bañistas o The Swimming Hole), su amistad intelectual, llevó a Eakins a hacerle una máscara de rostro, al fresco cadáver de su amado amigo, que después moldearía ante sus alumnos de arte.

Ambos, por su gusto estético y sexual al desnudo juvenil masculino, fueron entonces expulsados y caídos en ostracismo, uno de la Academia en Pensilvania y el otro en su autoexilio en Camden (NJ).

La foto, se presume, fue tomada entre 1880 y 1885, un año antes del primer infarto del poeta.  Aunque el mismo Eakins la tituló “Anciano” (Old man), el modelo posa de la misma manera que Whitman, posó para todos los que le eternizaron visualmente: Herbert Gilchrist, Sidney Morse y J. W. Alexander, incluyendo al mismo Eakins.

La foto fue censurada en 1886, almacenada y solo apareció décadas después, hacia 1970, cuando se reconoció la obra total de Eakins; desde entonces, se han hecho extensos ensayos académicos, entre la relación de “Los Bañistas” de Eakins  con “Hojas de Hierba” de Whitman, al punto que en el mismo cuarto que hospedó a Jhon F. Kennedy, la Suite 850 del Hotel Texas, un día antes de su muerte, éste durmió con The Swimming Hole, en la cabecera de la cama, dado que tanto él como su esposa, admiraban de culto toda la obra de Thomas Eakins.

Por: Luis Orlando Avila Hernández, Ex – Tienda Cultural “La Guacharaca”, librero.   

Deja un comentario