La otra cara del folclor

Festival Folclórico Colombiano 2015

Les presentamos otro ángulo de las reflexiones que hay que realizar durante las festividades.

Basura en las calles

Desfiles, cabalgatas, la Feria Agropecuaria y las veladas de coronación dejan la ciudad tapizada con detritus que nadie recoge.

Aumentan riñas y robos

Los tablados populares, en algunos casos y sectores, contribuyen a la generación de disputas entre los ciudadanos que celebran alicorados. Es también ‘tierra de oportunidades’ para carteristas o sujetos que vigilan casas y apartamentos solitarios.

Poca actividad laboral

En oficinas públicas se paralizan los servicios y no se encuentran funcionarios por más que se les busque. En el sector privado, también se registra la problemática, pero en menor medida.

Festival Folclórico Colombiano

Desfile municipal.

Reciclaje de carrozas

Año tras año, se ven las mismas carrozas, pero el dinero que se invierte en su construcción aumenta, y no aparece por ninguna parte. ¿Qué se hacen los recursos? ¿Por qué los mismos de siempre se pelean por ‘administrarlos’?

Impuntualidad

Los desfiles y eventos públicos no arrancan nunca a la hora estipulada. Y si andan con normalidad, a las pocas cuadras se ‘parten’ y desordenan.

Coronaciones con trasnocho

¿Por qué arrancan tan tarde las veladas de elección y coronación? ¿No se pueden realizar a una hora más adecuada, de suerte que no terminen a la madrugada para cansancio de asistentes, reinas, parejos, vendedores y periodistas?

Sede Limonar del Federico Lleras

Sede Limonar del Federico Lleras

Congestionan los servicios de urgencias

No en vano la red hospitalaria es declarada en alerta durante las fiestas. Casos como lesiones con armas, cuchillos, picos de botella o simples golpes, registran un aumento exponencial. Lo mismo para intoxicaciones etílicas y con escopolamina.

Congestiones vehiculares

Desfiles, folcloritos y simples cerramientos de calles en los barrios (sin permiso), no permiten la sana movilidad de los autos, o la simple locomoción de las personas. El Centro de la ciudad, está perdiendo su atractivo, clientes y potencial empresarial, en detrimento de otras zonas más desarrolladas y agradables, como la calle 60.

Falta de parqueaderos

No solo el Centro, sino otras zonas de la ciudad, como Cádiz o Piedra Pintada, adolecen de parqueaderos y los conductores dejan sus vehículos en cualquier lugar. ¿Qué pasó con la normativa del POT que obligaba a los constructores a acatar la compensación por parqueaderos?

Ibaguereño devuelve dinero

Precios por las nubes

Hoteles, bares y diversos locales, suben sus precios en la temporada alta. Está bien que cobren, pero solo lo justo. En algunos bares de moda, No es tan cómodo ir a divertirse: cobran la propina por adelantado, y uno solo se da cuenta al salir de allí y revisar la factura.

Ninguneo con los campesinos

Vestimos con orgullo el traje típico, pero despreciamos a los raizales al no adquirir sus productos en las plazas, o arrugar la cara cuando se nos acercan. Preferimos ir a lucirnos en las grandes superficies adquiriendo la comida que ni siquiera es comprada a los productores locales, sino a foráneos y desconocidos.

Falta de civismo

Algunos ciudadanos incomodan a otros, con el ruido en las chivas y autos, gritería, haciendo sus necesidades o arrojando basura en cualquier lugar. Hay que celebrar pero con moderación. Recordemos que nuestros derechos terminan donde comienzan los del resto del conglomerado.