La tenebrosa red de llamadas extorsivas en la cárcel Picaleña

Cinco guardianes del Inpec fueron capturados en relación a la banda.

La Fiscalía General de la Nación imputó el cargo de concierto para delinquir con fines extorsivos contra cinco guardianes del Inpec que laboran en la cárcel Picaleña, de Ibagué.

Todos fueron capturados en el centro penitenciario y están implicados con llamadas que se venían haciendo desde algunos patios para extorsionar a comerciantes de todo el país obligándolos a consignar dinero mediante amenazas.

La investigación del Gaula de la Policía determinó que los miembros del Inpec dejaban ingresar equipos móviles a la cárcel y los aparatos eran entregados a los jefes de patio para hacer llamadas extorsivas contra comerciantes, amas de casa y todo tipo de profesionales.

La Fiscalía señaló que dejaban ingresar celulares, memorias, cargadores, pilas y SIM cards con destino al patio siete por lo que a cambio recibían gruesas sumas de dinero en efectivo.

Incluso los guardianes alertaban en los patios los operativos de la Policía contra el uso de celulares y si la guardia hacía decomisos los aparatos volvían a manos de los cabecillas de las llamadas extorsivas.

A mediados de noviembre pasado la Policía capturó a un cabo del Inpec acusado de colaborar con la red de extorsionistas y se conoció que, para cometer las extorsiones desde los patios, los detenidos se hacían pasar por guerrilleros e integrantes de Bandas Criminales.

Las audiencias contra los capturados se cumplen en el Juzgado del municipio del Valle de San Juan y, pese a que no aceptaron los cargos imputados por la Fiscalía, fueron cobijados con medida de aseguramiento de detención domiciliaria.

Deja un comentario