“La vieja esta”

Andrés Currea

 

Luego de ser llamado nuevamente para instalar el periodo legislativo, que olvidó al terminar su discurso ante el Congreso, el presidente Iván Duque, sumó otro desatino en menos de cinco minutos.

Todo sucedió mientras la Vicepresidenta Martha Lucía Ramírez, grababa en uno de los salones de la Casa de Nariño, la intervención de la Senadora Aída Avella, en representación de los partidos declarados en oposición. Al iniciar la intervención, la congresista, pidió al secretario del Senado, certificar sí el Jefe de Estado, estaba presente en la plataforma, en ese mismo momento Duque, ingresó al salón donde además de la Vicepresidenta, estaban ministros y altos funcionarios del gobierno y sin ningún pudor y con voz alta dijo, “qué tal la vieja esta, preguntando si estaba viendo”, el video que estaba en vivo a través de las redes sociales de la Vicepresidenta, se viralizó con rapidez, a pesar que Martha Lucía Ramírez, lo borró sin éxito, pues la publicación ya estaba siendo compartida cientos de veces.

Este episodio refleja la escasez de talante del Presidente Duque, para asumir con dignidad y respeto ante la diferencia y la oposición. Una imprudencia como esta en boca del mandatario de los colombianos, es sin lugar a dudas un mensaje contundente de hostilidad, desunión y falta de criterio para manejar con inteligencia las disyuntivas que plantea la oposición. Estas salidas en falsos demuestran una vez más que Duque, no está preparado para gobernar el país, para asimilar la critica y para articular los diferentes sectores políticos y sociales.

Mientras Duque, jugaba con carritos y aprendía a sumar, restar y multiplicar, Aída Avella, ejercía como concejal, entre otras dignidades y era una activista social y política importante del país militante de la Unión Patriótica UP, que fue destruida por el estamento, pero que resurgió debido a su regreso al país, después de estar por fuera muchos años producto de amenazas contra su vida y sus familiares. Además, merece todo el respeto por varias razones, entre ellas, por ser mujer, por ser adulto mayor, por ser Senadora, por ser vocera de la oposición y por ser parte de la historia política y social de Colombia.

“La vieja esta”, es una frase lapidaria, que desnuda la visión del Gobierno y el partido de gobierno, Centro Democrático, que tiene sobre los políticos del país que hacen parte de la oposición, o que no comparten los criterios políticos que ellos profesan. La violencia no es solo con balas, ni bombas, es también con frases, que como esta despejan todas las dudadas sobre la repulsión que siente Duque y todo su gobierno sobre quienes piensan diferente.

Con estas condiciones políticas, será muy difícil, casi que imposible, caminar por el sendero del desarrollo, la prosperidad y la equidad social en Colombia. El irrespeto por la oposición es sinónimo de autoritarismo y de esta manera es imposible gobernar para todos.

Por: Andrés Currea Hernández
Comunicador social – periodista

Deja un comentario