Las andanzas de una polémica contadora pública de Ibagué

Fotoilustración.

Fotoilustración.

Esta semana ha sido noticia la captura e imputación de cargos de Alba Nelly Ospina Acosta, investigada por el presunto hurto de dinero a varios establecimientos comerciales mediante la adulteración de documentos en Ibagué.

La mujer, es investigada por la Fiscalía 18 Seccional de Patrimonio Económico de Ibagué, por la falsificación de documentos y la elaboración de egresos contables de una empresa ferretera de la capital del Tolima y el posterior giro de varios cheques a nombre de proveedores cobrados, al parecer, por esta persona.

Alba Ospina, trabajó en los últimos días en la firma de rancho y licores de don Elías Acosta.

La joven contadora, es recordada por haberse egresado de la Universidad Cooperativa de Colombia, sede Ibagué, hace pocos años.

Alba Nelly Ospina, fue nombrada como secretaria de Hacienda en el gobierno del exalcalde de Guamo Heber Núñez. Sin embargo, la exfuncionaria fue descubierta trasladando dineros del erario a sus cuentas personales, en una defraudación que alcanzó los 200 millones de pesos.

Por esos hechos, la contadora pública, fue condenada a 60 meses de prisión, luego de haber aceptado cargos por el delito de Peculado por Apropiación.

Aunque estuvo en la cárcel varios meses, el Tribunal Superior le concedió la detención domiciliaria en Ibagué habida cuenta de su condición de madre cabeza de familia.

Pero en tres visitas que realizó el Inpec a la residencia de Alba Nelly Ospina, nunca se le encontró en casa. Según se conoció, la contadora consiguió trabajo en la cooperativa ‘Cootransal Limitada’ de Ibagué, donde oficiaba como tesorera y jefe de cartera. Pero para ejercer esas funciones, nunca pidió permiso al Juzgado Segundo de Ejecución de Penas que controlaba la medida punitiva en su contra.

Por ello, ese despacho y la sala penal del Tribunal Superior le revocaron el beneficio de la casa por cárcel y se ordenó su inmediato traslado al penal de Picaleña.

En el auto del Tribunal se lee que el gerente de Cootransal, Luis Eduardo Manjarrez Lombana, no tenía ni idea de los antecedentes de la persona a la que contrató, y que además tuvo que despedir a Alba Nelly Ospina Acosta cuando descubrió faltantes de dinero en la entidad.

El representante legal de la cooperativa denunció a la contadora pública en nuevo proceso por Hurto y Abuso de Confianza.