Las redes sociales: el vehículo de los indignados en Ibagué

Fotoilustración.

Fotoilustración.

Reflexión del periodista Carlos Pardo Viña.

Más allá del descontento, evidente, hacia las actuales administraciones, el hecho de que en Ibagué ganara, por primera vez en su historia, la opinión sobre las maquinarias y los partidos, supone un paso adelante en la cultura política de la región.

Un paso que deben revisar profundamente los futuros candidatos a las diferentes corporaciones: la política se debe renovar tanto desde el ejercicio electoral como desde el ejercicio del poder. Las redes sociales, como en muchas partes del mundo, hoy son el escenario de la indignación. Y si hace cinco años, la Ola Verde de Antanas Mockus no significó un hecho electoral, esta vez sí se transformaron los likes en votos.

Un rápido análisis de contenidos de los medios radiales e impresos muestran que todos y cada uno de ellos tenían su propio candidato. Ninguno, a excepción de El Nuevo Día, ganó. Sin embargo, el verdadero ganador en Ibagué fue Facebook. Se convirtió en un elector de primera línea y los ‘expertos’ en marketing político que pululan en la ciudad deben aprender a manejar las redes de manera eficiente si quieren coronar la montaña en la próxima carrera. Muchos fueron los ganadores y muchos más los perdedores, como en cualquier disputa política.

Perdió el partido Liberal y con él, quienes fueran en algún tiempo importantes barones electorales.

Perdieron el gobernador y el alcalde: el voto castigo fue claro. Inicia desde ya una nueva era.

Sólo resta esperar que los cambios impriman esperanza en un pueblo que la había perdido.

Por: Carlos Orlando Pardo Viña.

Deja un comentario