¿Liberalismo vuelve por la senda de la no-renovación?

Imagen: tomada de El Nuevo Día.

Dirigencia del Tolima envía ese mensaje en reciente reunión con César Gaviria.

Esto luego de la reunión que sostuvieron los viejos dirigentes rojos como Mauricio Jaramillo, Jorge Casabianca, o Ángel Gaitán, con el expresidente César Gaviria.

La foto, de por sí es contradictoria porque Mauricio Jaramillo había anunciado públicamente su retiro de la actividad proselitista, pero se le ve todavía queriendo manejar las riendas del liberalismo. Lo mismo podría decirse de dirigentes con menos caudal ni votos, como el médico Casabianca, quien sigue ocupando posiciones sin dar cabida a los jóvenes o a liderazgos más frescos y con nuevas ideas.

Es de recordar que en la segunda vuelta presidencial hubo una ruptura entre la dirigencia local y la regional luego que los primeros se fueran con Gustavo Petro y Gaviria señalara que votaría por Iván Duque. Además, tras el triunfo del candidato uribista, Gaviria declaró oposición al Gobierno, al parecer por que no fue tenido en cuenta el partido en la repartición de puestos, ministerios y embajadas.

Ahora, y según señala el diario El Nuevo Día, el representante Gaitán indica que: “le informamos al expresidente Gaviria que se vienen haciendo unos diálogos con otros partidos como Cambio Radical, en cabeza de Emilio Martínez; el sector de Jaime Yepes, los sectores de izquierda del Tolima e Ibagué, que incluso llevaron a la alcaldía a Guillermo Alfonso Jaramillo y esperamos que Carlos Edward Osorio se mantenga como hablamos hace dos meses”,

El mismo medio dice que “el congresista Gaitán, quien agregó que se espera adelantar un proceso semejante en Ibagué para la Alcaldía”.

Es decir, que no solo los mismos curtidos dirigentes llevarán la batuta para la estrategia de las elecciones de 2019, sino que pretenden meter en un mismo saco a viejos sectores de la política tradicional como Cambio Radical, el partido de la U (con Yepes y Carlos Edward), y hasta los sectores alternativos que rodearon al alcalde Jaramillo.

Un campanazo de alerta para movimientos como los grupos ambientalistas de Ibagué y el Tolima que en cabeza de Renzo Alexander García obtuvieron más de 11 mil votos en las elecciones a Congreso del mes de marzo y pueden quedar atrapados en el ‘sánduche’ de componendas que está cocinando la vieja política tolimense.

Le puede interesar: Renzo García, perder es ganar un poco.

Parece que en 2019 no se agitará el trapo rojo, en el sentido del fervor popular que puedan despertar algunas candidaturas (que no las hay). O puede que sí se agite y el viento siga soplando hacia la dirigencia de toda la vida que no piensa en transformaciones para la región sino en mantener la clientela con puestos y contratos, un círculo vicioso que nadie se atreve a romper.

*Este es un editorial del director de A la luz Pública.

Deja un comentario