Los vestidos de la guerra

Fotos: Adriana Guzmán

Fotos: Adriana Guzmán

El artista y el comunicador deben ser consecuentes con el lugar y el tiempo en el que están y deben dar cuenta de esto. Un artista y un comunicador colombiano no pueden desconocer que viven en un país en guerra”.

Oswaldo Rocha

La creación del Museo Nacional de la Memoria (2011) con la misión de contribuir a los derechos de verdad, memoria y reparación integral de las víctimas del Conflicto Armado Colombiano evidencian la importancia de las entidades museales en la formación cultural de los ciudadanos y la construcción colectiva de la historia. De allí, la invitación a conocer los actores legales e ilegales de la guerra ocultos por la violencia, el miedo y la indiferencia que vence el artista Owaldo Rocha desde la estética del vestido, presente en las dos exposiciones que exhibe en el Museo de Arte del Tolima (MAT) hasta la última semana de julio.

Artista en contexto

Oswaldo Rocha nació en la ciudad de Bogotá en 1980, década de alegría por la lectura de La soledad de América Latina en voz de Gabriel García Márquez en la ceremonia de entrega del Premio Nobel de Literatura (1982), y década de tristeza por el auge de violencia producido por la consolidación de los grupos insurgentes, el surgimiento de los grupos paramilitares, la consolidación de las fuerzas militares y la relación de estos grupos armados con los carteles del narcotráfico que realizaron una serie de acciones violentas en las principales zonas rurales y urbanas del país como la toma del Palacio de Justicia (1985).

Tiempo después (1997), Rocha pagó servicio militar obligatorio. Ingresó a la Universidad Distrital Francisco José de Caldas y se graduó del programa de Artes Plásticas y Visuales y de la Maestría en Estudios Artísticos. Estas experiencias lo llevaron a ser un artista crítico de su tiempo. Decidió entonces visibilizar a través del arte los actores armados de la guerra. Con esta premisa ha participado en más de 20 exposiciones individuales y colectivas entre las que se encuentran:

Apuntes Cotidianos. México. 2011.

IV Salón Independiente del Instituto Superior de Artes de la Habana. Cuba. 2009.

III Festival Ínterartes. Suba Desde Otra Perspectiva. Bogotá. 2003.

Muestras artísticas que le han cosechado 10 premios entre los que sobresalen:

Beca de Creación. Programa Distrital de Estímulos 2011. Bogotá.

Segundo puesto. Concurso Subvertido. Fotografía. Bogotá. 2010.

Primer puesto. 60 Años de Memoria Universitaria. Fotografía. Bogotá. 2007.

La cercanía con la academia lo llevó a la investigación y la docencia en el área de las Artes Plásticas en diferentes colegios de secundaria de Bogotá entre los que se encuentran:

El Colegio Distrital Los Comuneros Oswaldo Guayasamín.

El Colegio de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús.

El Colegio Lucero Cultural Mosquera.

En la actualidad Oswaldo Rocha trabaja en la investigación de una tercera exposición que complemente y case como tercera parte de las muestras que exhibe en las salas 4 y 5 del Museo de Arte del Tolima (MAT), hasta la última semana de julio, exposiciones tituladas: Historia de los Uniformes en los Grupos Armados Irregulares de Colombia (2009) y Souvenir (2010), muestras complementarias que tienen como hilo conductor el proceso de investigación y creación sobre la estética del vestido y la indumentaria de los principales actores legales e ilegales de la guerra de dos periodos de la historia colombiana.

4

Souvenir (2010)

Souvenir es una palabra de origen francés que significa: objeto de valor sentimental que recuerda la visita a un lugar, para el caso de esta obra, le recuerda al artista la estética militar que conoció en su paso por el Ejército presente en los souvenir de cerámica comercializados en las tiendas militares del centro de Bogotá, que humanizan a los grupos armados legales y desconocen los grupos armados ilegales ocultando a la sociedad civil los actores de la guerra surgidos desde la segunda mitad del siglo XX, responsables del fenómeno que la academia denominó Conflicto Armado Colombiano.

Por esta razón Oswaldo Rocha decidió visibilizar los actores de la guerra a través de la estética de los vestidos representados en souvenirs de cerámica. Para ello trabajo en conjunto con la familia Teran, artesanos creadores de las piezas comercializadas en las tiendas militares que decidieron utilizar su técnica para realizar con las mismas características cromáticas y diferentes características plásticas los souvenirs diferenciados por las particularidades de la indumentaria y los vestidos de cada grupo armado legal o ilegal que se encuentran en la categoría de actores de la guerra. Este proceso de creación colectiva está registrado en un video que podrán observar los asistentes al museo.

Historia de los uniformes en los grupos armados irregulares de Colombia (2009)

Esta exposición constituye un homenaje desde la investigación de la indumentaria y el vestido a los grupos armados no hegemónicos irregulares, conformados por campesinos, indígenas y afro-descendientes que libraron las guerras de independencia de Colombia en contra del ejercito de la corona española (1810) y también constituye una alusión a los cuerpos armados no hegemónicos de los conflictos consumados hasta la guerra de los Mil Días (1899 – 1902). En esta exposición Oswaldo Rocha de-cosntruye y re-construye la imagen de los vestidos y la indumentaria de los principales actores de los grupos armados irregulares de Colombia a través de una serie de acuarelas.

El artista se atreve a cuestionar y propone otra versión diferente de a la historia oficial. ¿Quiénes eran los héroes de la independencia: campesinos, indígenas, afro-descendientes o militares? ¿Cuál fue la importancia de la mujer en los oficios de guerra? ¿Los vestidos de combate de los grupos armados irregulares eran despojos del combate? Son algunas de las preguntas que surgen al conocer esta obra que causa fisuras en la historia oficial de la independencia que nos enseñaron en las escuelas. Esta muestra es una invitación a conocer la historia oficial y construir otras historias del origen de la nación colombiana.

Por: Juan Romero.