Médico golpeó a paciente en el Hospital San Francisco

DENUNCIA-1

Deybir Osvaldo Grisales, luego del golpe recibido por el medico de urgencias

La víctima ingresó a la unidad de urgencias del centro asistencial debido a un fuerte dolor abdominal que lo aquejaba desde hace varios días. Ante la demora en la atención Deybir Osvaldo Grisales, reclamó al cuerpo médico sin obtener una respuesta. Horas más tarde su reclamo fue más allá y empujó a uno de los facultativos de la unidad de urgencias, que le respondió propinándole un golpe en el rostro como lo documentan las fotografías.

Ensangrentado por la lesión en la nariz y aun soportando el dolor abdominal, Grisales, se desplazó hasta la USI de los barrios del sur donde recibió atención médica oportuna. El médico agresor, John Alexander Arévalo Castellanos, fue denunciado ante la Fiscalía por el delito de lesiones personales dolosas, y tendrá que comparecer el 13 de mayo para atender la audiencia de conciliación. Sin embargo, el profesional de la medicina, también denunció a su paciente por lesiones personales, al referir que fue objeto de agresiones físicas.

Fuentes allegadas a la familia de la víctima, indicaron que el médico Arévalo, se comunicó con Grisales, para ofrecerle 200 mil pesos y evitar las instancias judiciales, petición a la que el ofendido decidió no aceder.

A la luz pública pudo establecer que la falta de atención médica se debió a que Deybir Grisales es afiliado a Caprecom y en el hospital San Francisco no se atienden pacientes de esa entidad, salvo casos de extrema urgencia.

La gerente del centro asistencial, Fanny Gómez, explicó que estas situaciones se salen de las manos, pero indicó que ya se ha iniciado por parte del hospital la respectiva investigación disciplinaria al médico involucrado, a la par de la queja que cursa en el Tribunal de Ética Médica del Tolima.

La funcionaria reveló que son muchos los casos donde personal médico y administrativo ha sido agredido por pacientes; incluso manifestó que el mobiliario de urgencias está totalmente averiado por los usuarios que descargan su ira con las sillas, computadores y otros elementos. “En una oportunidad por poco me estrellan un extinguidor en el rostro”, narró la gerente del hospital.

Más imágenes: