Millonario tumbe; ‘no todo lo que brilla es oro en esta vida’

Imagen de referencia.

Cayó banda que prometía oro y dólares a bajos precios.

Refranes populares como ‘La ambición rompe el saco’ y ‘El hombre avariento, por uno pierde ciento’ se convirtieron en realidad para más de 100 ciudadanos de Cundinamarca, Tolima y Boyacá a quienes una banda de estafadores les quitó unos 5.000 millones de pesos con la falsa venta de dólares y oro puro que terminaba siendo cualquier otro material pintado y acondicionado para darle una apariencia idéntica al material precioso.

La mayoría de estafas se realizaron en municipios como Mariquita y Melgar, en Tolima; Fusagasugá y Facatativá, en Cundinamarca, así como en Otanche y Pauna, Boyacá.

La historia de esta estafa en tiempos de pandemia se dio entre junio del 2019 y abril de este año cuando la banda ‘Los embaucadores’, conformada por al menos 10 hombres, comenzó a enviar por redes sociales llamativos videos de venta de oro y dólares a precios por debajo de los mercados lo que dejaría jugosos dividendos a comerciantes y compradores.

“Yo metí en ese negocio 287 millones de pesos y ahora estoy con las manos vacías”, afirmó una de las víctimas que reside en Tolima.

Lo cierto es que muchos seguidores de las redes sociales se llenaron de avaricia y mordieron el anzuelo llegando a establecer contacto por medio de las redes con los vendedores que no eran más que peligrosos estafadores que aprovechaban las dificultades de la pandemia para quedarse con gruesas sumas de dinero.

Una de las familias, por ejemplo, reconoció que había perdido 120 millones de pesos al comprar determinada cantidad de oro.

“Fuimos a una finca donde nos mostraron bolsadas de oro en gramos e, incluso, nos dieron pequeñas muestras para corroborar su pureza o determinar si era chimbo”, dijo una de las víctimas, quien agregó que “nos engañaron porque al salir a revenderlo en el comercio los expertos nos decían que no era oro, sino un material muy parecido”.

“Y después de semejante tumbe, a quién le reclama uno”, dijo el ciudadano quien aseguró que “varios quedaron en la calle”.

A otros compradores los contactaban en las ciudades donde les daban a conocer los pormenores mostrándoles oro puro para hacerles ver que se trataba de un negocio serio, rentable y productivo que multiplicaba el dinero invertido.

El coronel Rodolfo Carrero, comandante de la Policía Tolima, aseguró que las muestras iniciales de oro en gramos eran verdaderas lo que daba apariencia de ser un negocio serio.

Tras pactar las cantidades a comprar, los comerciantes eran citados a fincas que la banda alquilaba donde los incautos ciudadanos eran atacados con armas de fuego y al instante los despojaban de gruesas sumas de dinero que llevaban consigo para el negocio. Incluso los retenían por horas mientras organizaban la huida pues se movían entre los tres departamentos.

“Los amordazaban y, además del dinero del negocio, les robaban celulares y joyas”, dijo el coronel Carrero quien agregó que la banda tenía una trayectoria criminal de más de un año en los tres departamentos.

Otra de las víctimas señaló que, con la esperanza de multiplicar el dinero, “muchos invertimos ahorros y otros hasta vendieron propiedades pero al final todos fuimos víctimas de una estafa muy bien montada”.

“Señores, los robaron, esto no es oro, se trata de un mineral muy parecido al oro”, le dijo a una familia un experto en el material precioso y agregó que “los robaron, esto no es oro”.

Señaló que la banda utilizaba un mineral dorado “que acondicionaban y pintaban con laca para que quedara semejante al oro”.

Las investigaciones realizadas por la Sijín de la Policía Tolima detectaron que la banda hacía los negocios en fincas apartadas para evitar que fueran grabados en cámaras de seguridad y ser descubiertos por las autoridades.

Luego de los seguimientos la Policía logró ubicar a esta banda y luego de una larga investigación capturó a 10 de sus integrantes que mediante esta modalidad se habrían alzado con unos 5.000 millones de pesos.

La Fiscalía General de la Nación les imputó los delitos de secuestro simple, hurto calificado y agravado, concierto para delinquir y fabricación, tráfico y porte de municiones y armas de fuego de uso privativo de las Fuerzas Armadas.

Los cargos fueron aceptados por dos de los capturados que quedaron con medida no privativa de la libertad mientras que los ocho restantes fueron enviados a la cárcel.

Deja un comentario