Minjusticia afirmó que “si queremos paz, no se debe castigar un mal con otro mal”

Yesid Reyes Alvarado

Yesid Reyes Alvarado

El Ministro de Justicia y del Derecho, Yesid Reyes Alvarado, afirmó que el país debe iniciar una discusión sobre las penas de cara a una eventual firma de la paz y reiteró que la puesta en marcha de las reformas a la justicia será primordial para fortalecer la transición hacia una nueva Colombia.

La afirmación la hizo en el foro ‘Reforma a la Justicia y Justicia Transicional: Aproximación a un Modelo Regional’, organizado por la Universidad de Ibagué.

“Temas como la pena y sus fines, son importantes y merecen un detenido debate porque su correcto entendimiento permitirá su uso adecuado en la Justicia Transicional”, señaló el Ministro Reyes, y agregó que “debemos discutir cómo la pena puede funcionar en Colombia como un instrumento útil para conseguir la reconciliación del país”.

Dijo que si el Estado considera que su labor termina con la imposición y ejecución de una pena, “es porque la concibe como castigar un mal con otro mal, porque entiende que quien causa daño a otro, merece recibir el mismo”.

Y agregó que “castigar con este único propósito es un acto equivalente al que patea al perro que lo ha mordido, y eso es inadmisible en un contexto jurídico y social”.

Para Reyes Alvarado, “la sanción debe tener un propósito distinto porque tiene que cumplir una finalidad relevante para toda la sociedad y es ayudar a la recomposición de las relaciones sociales que resultaron afectadas por el delito”.

Aseguró que para conseguir la paz también deben procurarse condiciones aptas para la reincorporación a la vida civil de los excombatientes y esto incluye garantizarles el acceso a canales y mecanismos de justicia eficaces.

“Es indispensable brindar a quienes abandonan el conflicto las condiciones propicias para que la vida en sociedad no sea un camino de marginalidad por donde transiten nuevamente hacia el delito, y a allí es cuando cobra vital importancia la reforma a la justicia, entendida como el acercamiento de la justicia la ciudadano”, dijo el Ministro.

“Si los ciudadanos -tanto aquellos que hemos permanecido la legalidad, como quienes se reincorporan a ella- no cuentan con el apoyo del Estado para resolver los conflictos sociales que los aquejan, difícilmente podremos mantenernos al margen de la violencia”, afirmó.

Reiteró que por esta razón una de las prioridades de su cartera es el fortalecimiento de una justicia que sea cercana al ciudadano y que pueda ofrecer lo que cada colombiano necesita en el momento oportuno.

“Nos hemos propuesto un trabajo especialmente arduo a nivel regional, cuyo diseño y puesta en funcionamiento deben estar precedidos de la identificación de las necesidades de justicia en cada entorno, para poner a disposición de cada connacional los mecanismos de acceso a la justicia que requiere”, señaló el funcionario.