Muere una poeta

Muere una poeta

Los versos con los que María Diva Suárez Pasada construyó sus libros de poemas, son como un puñado de emociones rescatado del centro mismo de un corazón por igual tan dolorido como entusiasmado; un inventario de nostalgias para recuperar los sueños que creíamos olvidados en los vericuetos caprichosos de la memoria; y una siembra de presentes como una excusa para alimentar la incertidumbre del futuro que nos aguarda, de pronto con los brazos abiertos o dándonos la espalda.

 

Son los poemas de María Diva, un viaje recurrente por las horas de la eternidad entre las estaciones del olvido y los amores, la intolerancia dolorosa de los hombres, el asalto con las cosas cotidianas al doblar cualquier esquina o en un cruce de caminos en la errancia de siempre de toda la existencia; una voz sin pretensiones de grandeza y sin poses eruditas, para soñar que estamos vigilantes, para velar sin tregua cuando creemos que soñamos.

 

La poeta, fallecida en Ibagué, era docente egresada de la Normal Nacional Integrada. Licenciada en Español e Inglés. Publicó Versos para pensar, y Nuevamente el Amor, compilados por la editorial Papeles Sueltos.

 

diva2María Diva se marchó a los confines del silencio con sus versos; con su palabra evocadora para decirnos que continúa con nosotros más allá de todas las distancias, de todos los caminos y que nuestras almas y nuestras mentes esperan el advenimiento de su libro póstumo, para seguirnos leyendo.

 

Por: Jesús Alberto Sepúlveda Grimaldo, escritor, editor.

 

Deja un comentario