Navidad bajo el discurso del neofascismo criollo

Niños de Coyaima. Foto: El Tiempo.

Sin ambages, el Tolima está gobernado por una copia borrosa del neofascismo internacional. 

Durante lo corrido de este gobierno – amalgama de la derecha y ultraderecha colombiana – el señor Ricardo Orozco Valero, secretario del Interior o Gobierno, hablando por la Voz del Tolima, no ha encontrado dentro de la riqueza del castellano, otro término para referirse genuflexamente al accionar castrense local (innecesario dado que entre otras, los castrenses ya tienen su propias dependencias de relaciones públicas) sino tan solo dos adjetivos posesivos de la primera persona: mí y nuestro.  Dice la RAE, con la intención que aporta valor afectivo o enfático (http://dle.rae.es/?id=Qhpp2r0)

A contrario sensu del señor Orozco y de lo que él cree representar ideológicamente, el actual comandante de la Sexta Brigada, Vinicio Mayorga, interviniendo un poco después de los repetitivos discursos radiales del funcionario, solo atinó a aclarar y aclararle al señor Orozco, que su ejército – el de Mayorga, paradójicamente él no usa ningún adjetivo posesivo – está en esta navidad buscando la convivencia entre vecinos y la seguridad bajo la nueva estrategia nacida de un nuevo país, dada la Paz firmada (emisión noticiero Voz del Tolima 18/12/2017).

El señor Orozco durante sus intervenciones radiales, como sus pares ideológicos, pretende hacer politiquería con las funciones propias que solo deben y tienen que cumplir las FF.MM. y la Policía Nacional.

Usted y su Gobernador (aquí si cabe el adjetivo posesivo de la primera persona, por cuestión de nómina) son el poder ejecutivo, señor Orozco, así que ejecuten obras, políticas públicas e inversión social (regladas por el poder legislativo), dentro de los términos de la Ley y la Constitución, porque de lo contrario, hipotéticamente, mediante orden escrita de un Juez (poder judicial), podrían, dentro de sus deberes, ser capturado por las FF.MM. y la Policía Nacional: las suyas y las de cualquier tolimense con derechos y deberes.

Valor afectivo y enfático, cuando use públicamente sus adjetivos posesivos de la primera persona, señor Orozco, me gustaría escucharle cuando – si su ideología se lo permite – se refiera, por ejemplo: a los niños y las niñas de Coyaima, Prado, Ataco, Suarez o San Luis, que mueren de hambre; a los miles de púberes y adolescentes que caen en el consumo de bazuco, y por su enfermedad, delinquen por las calles de los que deberían ser “sus” 47 municipios; o por lo menos, de lo que va a hacer usted y su Gobernador (o lo que dejaron de hacer), frente al 54,6 % de pobreza extrema tolimense, muy por encima de la media nacional del 49 %. (http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia/tolima/regional/287534-indices-de-pobreza-en-el-tolima-superan-la-cifra-de-la-media-nacional).

El fascismo internacional echa mano del nacionalismo y dentro de este, del lenguaje subliminal, para aupar el discurso de los buenos y los malos (sus eslogan de guerra: “los buenos somos más”, “guerra al terrorismo”, “Dios es grande”, “guerra contra las drogas”, o el último, “América grande de nuevo”).

El fascismo criollo, su copia borrosa, no quiere entender que la Paz estable y duradera, firmada en la Habana, confirmada en Cartagena y después en Bogotá, fue para todos, incluida las FF.MM. y la Policía Nacional (con la participación de los más avezados militares y policías protagonistas de la superada guerra de 60 años).

Pretender usar en esta navidad (mes del año más susceptible, para muchxs) el discurso de “mis” o “nuestro” buscando subliminalmente revivir la segregación y el odio, es una consecuencia, además de la ignorancia, del latifundio y del Frente Nacional, de tanta agencia internacional actualmente inmiscuida en los gobiernos municipales y departamental, con sus dobles discursos o táctica subliminal.

De muestra, un botón: el pasado 10 de diciembre día de los DD.HH., la Unión Europea con valor afectivo y enfático “exigió” a sus países y la comunidad internacional a dejar los discursos y pasar a la acción en materia de derechos humanos: la misma Unión Europea, que desde 2014 construye alambrados y barreras para impedir la llegada y dejar morir de frio invernal en Grecia y los Balcanes a cientos de miles de refugiados sirios, afganos, libios, kurdos, libanenses, iraquíes, yemeníes o rohingyas que huyen de la guerra y sus discursos nacionalistas, que la misma UE financia o surte de armas.

Prueba de esos discursos con valor afectivo y enfático de la ultraderecha internacional y su copia tolimense, están (gracias al internet y a las redes): los niños de Coyaima, de la Guajira, el niño sirio Aylan Kurdi y últimamente el niño rohingya Mohammed Shohayet, como símbolos reales y recordatorios que lo único mío, suyo señor Orozco o de cualquier tolimense es la caridad, la misericordia y la solidaridad.

Por: Luis Orlando Ávila Hernández, Ingeniero agrónomo, propietario de la ex Tienda Cultural La Guacharaca.

1 comment

  1. ROQUE

    AMIGO LUIS ORLANDO AVILA HERNANDEZ , SERA QUE EL PERSONAJE – Y MUCHOS OTROS – RICARDO OROZCO VALERO , TENDRÁN POTENCIALIDAD MENTAL DESARROLLADA , PARA COMPRENDER SUS ILUMINADOS ARGUMENTOS ?

Deja un comentario