¿Negociará con la Fiscalía Luis H. Rodríguez?

Captura de Luis H. Rodríguez

El exalcalde se enfrenta a una pena de mínimo 20 años de prisión.

Pocas opciones le quedan a Luis H. luego de su acusación y medida de aseguramiento por la comisión de cuatro delitos, algunos de ellos muy graves para la administración pública, como peculado y contrato sin el lleno de los requisitos legales.

Una de ellas, ir a juicio y tratar de controvertir los elementos de prueba que tiene la Fiscalía en su contra, algo muy incierto y que podría desgastar al exalcalde y a su familia en un proceso de entre tres y cuatro años, dependiendo de la congestión judicial.

Nadie garantiza la absolución de Luis H. quien podría salir con mínimo 20 años de cárcel. Además, ninguno de los 14 acusados hasta ahora por la corrupción de los Juegos ha ido a juicio sino que prefieren buscar acuerdos y someterse a una condena anticipada con beneficios y descuentos.

Otra carta que podría jugarse el exalcalde es aceptar cargos, devolver bienes y dinero y buscar una rebaja de penas mediante la figura de colaboración eficaz con la justicia, delatando a quienes lo ayudaron a elegir y a cogobernar en una de las peores administraciones que se recuerden en la historia reciente de Ibagué.

Seguramente Luis H. tiene información de interés sobre algunos de sus socios en la política: Jorge Tulio Rodríguez, Carlos Edward Osorio, Chucho Botero, Gonzalo García Angarita, Jorge Eduardo Géchem, Rubén Darío Rodríguez, Mauricio Jaramillo, los concejales de Ibagué, Oscar Barreto, Jorge Eduardo Casabianca, Pompilio Avendaño, Hernán Andrade; y otros, algunos de ellos con los que ya no tiene contacto o amistad pero que le podría interesar a la Fiscalía investigar sobre sus andanzas y negocios.

Además, Luis H. estaría necesitando un ‘blindaje’ judicial, no solo por este proceso (el contrato de obra de la calle 42), sino por el del Parque Deportivo, el estadio Murillo Toro, y por el saqueo al presupuesto, durante cuatro años, del que nadie habla y del que tampoco se ha ocupado la Fiscalía.

Es casi seguro que Luis H., el otrora niño mimado del estrato seis y del Club Campestre, y acostumbrado a una vida de opulencia y comodidades, no soportará el rigor del régimen carcelario y que más temprano que tarde tendrá que contemplar la posibilidad de pasar el resto de su vida en la cárcel o tratar de salir del lío penal, fiscal, administrativo y disciplinario en el que está metido por haber contribuido a dejar a Ibagué sin escenarios deportivos, el peor escándalo de corrupción que se recuerde en la historia reciente de la capital tolimense.

Deja un comentario