¿No despegan candidatos del barretismo?

Andrés Hurtado junto al gobernador Barreto

Aspiraciones de Hurtado y Orozco no se les ve fuerza, ni mucho menos despiertan fervor.

Eso es lo que afirman conocedores del mundillo político sobre las candidaturas a la Gobernación de Ricardo Orozco, y de Andrés Fabián Hurtado, a la Alcaldía de Ibagué.

Por el lado del ingeniero Hurtado, se le ha visto en algunas reuniones en los barrios de Ibagué, pero por las imágenes que se aprecian y los discursos que se manejan, no son nada novedoso a las ya manidas costumbres de las maquinarias políticas de arriar a las masas a mítines, con prebendas o no, y donde se les encanta con discursos repletos de lugares comunes y frases que sin duda no corresponden a la realidad ibaguereña, mi mucho menos tienen la intención de cambiarla o llevarla hacia el progreso.

En el lado de Ricardo Orozco, no se han visto reuniones, ni que este haya emprendido una gira por los municipios. En ese sentido, candidatos como Mauricio Pinto, le llevan cierta ventaja, al hacer presencia en las regiones y en actos masivos de concentración pública.

Más bien se ve al aspirante a la Gobernación con la guardia puesta hacia defenderse de algunas gestiones realizadas a su paso por la administración pública, entre los que se cuentan el reciente lío difundido sobre una millonaria contratación a líderes que presuntamente no habría cumplido el objeto contratado.

Ricardo Orozco.

Lo mismo podría predicarse de Andrés Hurtado, quien todavía debe aguardar el veredicto de la justicia sobre la polémica que le rodea desde que siendo administrador del Aeropuerto Perales de Ibagué, autorizó la práctica de unos piques en la pista el aeródromo, hecho por el que ya fue acusado ante un juez de la república.

A Hurtado también lo perjudica que es un recién llegado al barretismo y que aterrizó en el movimiento luego de hacer política con los caciques liberales Mauricio Jaramillo y Rubén Darío Rodríguez, quienes lo mantuvieron en la burocracia, tanto en el Aeropuerto, como en una dirección del Ibal, el instituto de acueducto y alcantarillado de Ibagué.

También es cierto que los candidatos del gobernador Oscar Barreto cargan con el Inri de este último, que dejó muchas heridas abiertas y enemigos en el espectro político, desde las elecciones a Congreso, lo que puede influir para que a sus aspirantes no se les haga la venia respectiva: grupos como el de Emilio Martínez, Carlos Edward Osorio, el Centro Democrático, y los liberales no están dispuestos a olvidar las afrentas y traiciones de las que acusan a la Casa Barreto.

Otros conocedores de lo político afirman que el gobernador animó a sus pupilos a lanzarse al agua, pero que no es claro si vaya a ir con ellos hasta el final en las elecciones de 2019. Por ahora, a estos les están lloviendo ataques y polémicas y tendrán que hacer frente a las mismas antes que siquiera pensar en conectarse con el electorado y tratar de construir un discurso de cambio y renovación que tanto necesita con urgencia la región ibaguereña y tolimense.

Deja un comentario