Ostras de agua dulce, un regalo gastronómico del río Opia

Ostra de agua dulce.

Atractivo de Piedras, Tolima.

Las ostras de agua dulce (únicas en Colombia) son arrancadas de las rocas del río Opia, por los experimentados pescadores de la zona.

Dicho molusco, es el plato más apetecido de la localidad, pues a este se le atribuyen propiedades afrodisíacas. Por años, mujeres nativas han vendido a centenares de turistas las particulares ostras, preparadas con distintos ingredientes. Algunos las prefieren con ají, limón y salsa de tomate, otros con miel, los más exclusivos la consumen en vino, también en malteada o crema con verduras.

Vendedora de ostra de agua dulce. Fotos: Diego Vargas.

Una de estas mujeres, es Dalila Castaño Díaz, una mujer de tez trigueña y gran sonrisa, que improvisa los fines de semana su puesto de ostras, y se dedica a promover el turismo “Las ostras de agua dulce sirve; sirven para la migraña, para el dolor de cabeza, son afrodisíacas, para la pérdida de memoria y son el suplemento de cualquier comida”, asegura la dama piedruna.

“Solamente la tenemos en Piedras, Tolima y somos muy orgullosos, felices de tener este producto acá en nuestras manos” , asegura doña Dalila, y está en lo cierto, en este municipio fundado en 1552 por indígenas itandaimas y doimas de la tribu panche, es en la única zona del país donde aún este molusco sobrevive.

Si alguna persona tiene dudas de probar la ostra de agua dulce ¿usted cómo la convencería?

Primero que todo diciéndole cómo se prepara, y segundo tenemos muchos recuentos, incluso de la señora Ana Victoria Hernández* quien fue la que nos dejó el legado.

Su caparazón también es usado para remedios medicinales caseros “se le echa limón y se deja al sereno y sirve para las raspaduras (…) sirve para la pérdida de la memoria, hay médicos que le han recomendado a las personas venir a consumir una ostra y han procreado“, asegura.

Finalmente, Dalila se considera madrina de mucha gente que ha procreado gracias a su producto, “vienen y me presentan a los niños y me dan las gracias, incluso yo veía que cuando estaba la señora Ana Victoria, ellos venían y la abrazaban y le daban las gracias”.

No obstante, y pese a ser el sustento de algunas familias y el atractivo gastronómico de la zona, existen biólogos que alertan sobre la futura extinción de esta especie, por efectos de contaminación de su hábitat, así como la falta de control que evite la extracción de ostras menores.

*Nota: Ana Victoria Martínez viuda de Hernández, la mujer que murió pasados sus 82 años, fue la pionera en la venta y preparación de las ostras de agua dulce en Piedras, Tolima.

1 comment

  1. Reinaldo Troncoso

    La mayoría de los Piedrunos estamos en desacuerdo a que la extracción se haga con fines comerciales, ya que junto con la contaminación, va rumbo a la extinción.

Deja un comentario