Oswaldo Mestre: la caída de un sibarita

Oswaldo Mestre en una reunión social. Foto: tomada de Facebook.

Oswaldo Mestre en una reunión social. Foto: tomada de Facebook.

Perfil del ex secretario de Hacienda de Luis H. Rodríguez.

Oswaldo Mestre dio el salto hacia lo público en 2012, cuando el exalcalde lo nombró como uno de sus hombres de confianza. Mestre venía de ocupar el cargo de jefe de la División de Crédito y Cartera del Banco Popular en Ibagué.

Se le reconoce como muy cercano al exgerente de esa entidad crediticia, Héctor Marín.

Mestre alcanzó a dictar clases en varias universidades: ejerció como catedrático en la Universidad del Tolima; y en la Escuela Superior de Administración Pública, Esap.

De hecho, cuando Mestre fue nominado, poco se sabía de él y de su entorno familiar. Se alcanzó a decir que provenían de la costa norte colombiana, pero los Mestre se criaron en el barrio Magisterio de Ibagué, hace 35 o 40 años.

Mestre tiene una hermana, Claudia Mestre, y aún vive la progenitora del clan. Oswaldo Mestre es padre de un pequeño que no alcanza los tres años de edad.

En su juventud, Mestre fue practicante del culturismo, de allí su robusta complexión física. De hecho, por su talla y medidas, debía mandar a hacer su ropa donde el conocido sastre de Ibagué, Jacinto Varón.

Aún en los días previos a la expedición de la orden de captura en su contra, el exfuncionario era visto a diario en el gimnasio del centro comercial La Estación, ejercitándose para mantenerse en forma.

Oswaldo Mestre vivió y estudió por varios años en Estados Unidos, y dominaba con gran destreza el idioma inglés.

Por años, cultivó su pasión por los viajes que lo llevaron a recorrer medio mundo. En su perfil de Facebook se apreciaban fotos (que fueron borradas), donde se le veía paseando por China, Europa, Asia, y Estados Unidos.

En uno de esos viajes visitó el campo de concentración de Auschwitz, en Polonia, donde los nazis asesinaron a millones de personas. “Se siente una energía extraña en ese lugar”, le confesó Mestre a un amigo suyo.

Oswaldo Mestre no tuvo jefes políticos, y en los últimos meses se le vio muy cerca del grupo de Carlos Edward Osorio y Jorge Tulio Rodríguez. Su propósito era ayudar con amigos y líderes en la campaña del representante de la U, que quiere dar el salto al Senado, y del exalcalde de Ibagué que busca llegar a la Cámara.

La gran ‘ambición’ de Mestre, no eran los cargos públicos, ni de elección popular: añoraba ser embajador de Colombia en algún país del extranjero, según comentó una persona de su entorno.

Mestre, junto a su hermana Claudia, y su cuñado

Mestre, junto a su hermana Claudia, y su cuñado

Mestre es amante de la buena mesa y conocido como un solterón empedernido. Siempre se le veía rodeado de hermosas mujeres en discotecas y sitios sociales de moda, donde gustaba acudir y ser fotografiado para las revistas locales de farándula.

Oswaldo Mestre es un reputado cinéfilo y conocedor de películas de corte clásico. Su apartamento en el barrio La Pola, estaba decorado con pósteres de cintas famosas, la más relevante de ellas, ‘El Padrino’, de Francis Ford Coppola, de la que solía afirmar que había reunido a “los mejores actores del mundo”.

También tenía en sus aposentos una apreciable colección de películas, de todos los géneros y estilos.

Por ello, el ex secretario de Hacienda encaja en la definición que del término ‘sibarita’, hace el diccionario: “que es aficionado al lujo y a los placeres caros y refinados, especialmente si rechaza las cosas que no lo son”.

Ahora, cae el telón para Oswaldo Mestre quien cambiará de manera radical su estilo de vida, mientras rinde cuentas a la justicia sobre el papel que desempeñó en las fallidas obras y diseños para los Juegos Nacionales 2015.

Deja un comentario