Otra voltereta más de Alfredo Bocanegra

BOCANEGRA

Alfredo Bocanegra

El Representante a la Cámara dice que reelegiría al alcalde de Ibagué Luis H. Rodríguez, pero en el pasado, lo acusó hasta de comprar votos con recursos de dudoso origen.

Hace casi diez años, y durante la primera campaña que adelantó el hoy mandatario de los ibaguereños, Alfredo Bocanegra dirigió una rueda de prensa en el Hotel Ambalá donde denunciaba el favorecimiento de la administración de Jorge Tulio Rodríguez (2001 – 2003), hacia el candidato: “he recibido la denuncia, la cual pongo en conocimiento del DAS, para que verifique con personal encubierto, que se están ofreciendo hasta cincuenta mil pesos por votos del señor Luis H. Rodríguez, ¿de dónde salen los recursos? Si yo conocí al señor Luis H. Rodríguez padre, que fue una persona honorable, que enalteció con su ejercicio a la condición de conservador, y ahora vemos sumas astronómicas, que están financiando campañas con dineros públicos (sic)…”, remataba Bocanegra.

Esa intervención de Alfredo Bocanegra, terminó por favorecer al candidato al que se había arrimado el dirigente del partido Conservador, Rubén Darío Rodríguez, quien fue alcalde de Ibagué en su segundo período (2004 – 2007). Bocanegra fue premiado con la gerencia del Instituto de Acueducto y Alcantarillado, Ibal, por casi un año, pero fue relevado por presiones burocráticas del exsenador Mauricio Jaramillo.

A su paso por la gerencia del Ibal, Bocanegra no estuvo exento de polémicas, como la que armó cuando quiso entregar a un tercero parte de los servicios de la entidad, lo que se entendió como un principio de privatización. También, en un fugaz viaje a Estados Unidos, negoció la compra del vactor o ‘elefante’ que destapa cañerías saturadas en la capital tolimense.

Luego, sin cargos ni capital electoral, Bocanegra se refugió en la docencia, dando clases en la Universidad Cooperativa de Ibagué, hasta que consiguió un contrato en la Aeronáutica Civil en Bogotá, fortín de vieja data del partido Conservador.

Pese a militar en una agrupación de corte derechista, Alfredo Bocanegra hizo estrecha alianza con el dirigente de izquierda Guillermo Alfonso Jaramillo, de quien fue su secretario de Gobierno, e incuso gobernador encargado del Tolima, renunciando para regresar nuevamente a la arena política, en los primeros años de la década anterior.

El siguiente ‘aterrizaje’ de Bocanegra, ocurrió en 2007, cuando se fue a gerenciar en Ibagué, la campaña ganadora de Óscar Barreto, a la Gobernación del Tolima. En 2009, y estando Óscar Barreto en el cargo, Alfredo Bocanegra consiguió cupo en la lista a la Cámara del partido azul, y convenció al entonces mandatario de apoyarlo con gente y recursos. Bocanegra, obtuvo la segunda curul para el conservatismo con quince mil 943 votos, por debajo de Hernando Cárdenas, quien lo aventajó por tres mil sufragios.

Pero una vez sentado en el legislativo, con la credencial en la mano, y autonomía para contratar asesores cercanos en su unidad de trabajo, Bocanegra le dio la espalda a la casa Barreto. Dijo que su elección al Congreso había sido por mérito propio y se negó a apoyar los candidatos de Barreto, en 2011 a la Alcaldía de Ibagué y a la Gobernación: Ricardo Ferro y Luis Fernando Caicedo, respectivamente.

En unas declaraciones radiales de la época dijo que “no sé qué hará el ciudadano Óscar Barreto, cuando entregue el cargo. Debería erigirse como líder natural del conservatismo en el Tolima”. La gota que rebosó el vaso del barretismo, fue la ponencia que le fue asignada a Bocanegra, para investigar al expresidente Álvaro Uribe. El exmandatario es cercano a Barreto, y aunque Bocanegra luego renunció a la indagación, las relaciones quedaron rotas con el exgobernador.

Bocanegra Varón, no ha destacado por su liderazgo en la Cámara, de hecho, los índices de presentación de proyectos de ley, y aprobación de los mismos, por parte de congresistas tolimenses, los encabeza Rosmery Martínez, de Cambio Radical. El parlamentario sonó por otro tipo de gestiones: el portal lasillavacía.com, lo señaló en varios informes periodísticos, de haber intrigado con el Procurador General Alejandro Ordoñez, de su misma filiación política, para que le nombrara una hermana a Bocanegra, como procuradora judicial del Tolima. En efecto, María Luisa Bocanegra, pasó de ser juez de circuito a vocera del Ministerio Público, logrando una pensión de casi 17 millones de pesos.

Parafraseando a otro conservador, Sabas Pretelt, en líos por la compra del voto de Yidis para la reelección: “la política es dinámica”. Quizá Bocanegra no haya sido amigo de Luis H. pero el alcalde querrá neutralizar su temerosa lengua, dándole un poco de la mermelada estatal, para endulzar la campaña, que cada día luce con menos probabilidades de éxito.

Alfredo Bocanegra, fue concejal de Ibagué y presidente de la corporación, pero luego se ‘quemó’ cuando intentó llegar a la Asamblea. En el Tolima dicen que no hay mejor orador en la plaza pública desde el malogrado Alberto Santofimio. A algunos les gusta su efímera grandilocuencia. “Soy un volcán dormido que si no me provocan, no hago erupción”, dijo Bocanegra a una emisora local recientemente. Lástima que el ‘volcán’ solo ruja en época electoral o cuando hay que acomodarse hacia las conveniencias y veleidades del poder.