Pararse por un premio o llorar por un título

YEMMIL_ARMANDO

Vuelve a sentirse el aroma de las semifinales, ese aroma que se asemeja al café de las mañanas: único y placentero. Aroma que lleva a dos equipos a disputarse la estrella del primer semestre. El hincha del Deportes Tolima quiere sentir ese aroma de café, que se disfruta, que se saborea, que produce un placer indescriptible: EL TÍTULO DE CAMPEÓN.

Hace pocas semanas los amantes del fútbol disfrutamos de una final excepcional entre el Bayern Munich y el Borussia Dortmund: PARTIDAZO, vimos las lagrimas de Robben cuando apareció el gol del título, la explosión de alegría cuando se acabo el partido, ver llorar a un futbolista por una copa deja ver su profesionalismo, esas lagrimas no se comparan con dinero alguno en el mundo. El éxtasis de levantar un trofeo, enmarcando una hoja de vida, no se etiqueta con un precio. Es cierto que los jugadores del Bayern recibieron mucho dinero por lograr la liga de campeones, pero su felicidad después del pitazo final era la suma de esfuerzo, dedicación, amor por la profesión, sentido de pertenencia. El rostro de Robben, de Ribery, de Müller, ver llorar a Javi Martínez, a Mario Gómez, a Claudio Pizarro, erizó la piel y confirmó que lo más bello del fútbol es besar y tener una copa entre las manos.

Alguna vez dijo Steven Gerrard, el gran capitán del Liverpool, que prefería copas en su habitación a dinero en su cuenta bancaria. Dani Alves, jugador brasileño, apuntó que “el fútbol solo recuerda a los campeones”, totalmente cierto. Y hago ésta remembranza para caer en nuestro fútbol y, más exactamente, en el equipo que nos compete: el Deportes Tolima.

En muchas ocasiones hemos visto como jugadores se paran por un premio mal pactado (aclaro que nadie ha comprobado dicha teoría pero cuando un equipo se para y no quiere ganar se percibe), suele suceder en nuestro fútbol: cambiar títulos por premios. A los jugadores colombianos (no todos) viven más del premio inmediato que del título que le puede dar muchas más entradas económicas. Algunos jugadores no han entendido que escribir con letras de oro, en su hoja de vida, un título redunda en crecimiento económico por una venta o un traspaso. No conozco el primer equipo que contrate a un jugador porque gana más dinero, lo contratan por su historial deportivo que conlleva, luego, a unos buenos salarios.

A los jugadores del Deportes Tolima hay que sugerirles que piensen primero en el título que los puede conducir a ganar más dinero. Los premios no hacen grande a un jugador, los premios mal pactados llevan al fracaso, los títulos engrandecen el currículum de cualquier deportista. Hace pocos días escuché a Juan Román Riquelme diciendo, horas previas al juego de vuelta de la libertadores, que los enfrentaría al Corinthians, que la única manera de clasificar era queriendo ganar: “para clasificar hay que querer ganar”, si, parece obvia y sencilla pero real, si un equipo no tiene actitud para ganar nunca llegará lejos.

Los libros y videos de la historia del fútbol recuerdan a los ganadores, no a los que ganaron más dinero o premios por partidos ganados o empatados. Y cierro con una frase maravillosa que vi en las camisetas de los jugadores del Atlético de Madrid, luego de ganar la copa del Rey, : “SER CAMPEÓN NO ES UNA META, ES UNA ACTITUD”.

*Comunicador Social y Periodista

Acord-Tolima

Deja un comentario